jueves, 26 de abril de 2012

¿Estás enamorado de tu empresa?

Hoy, como cada día, muchas parejas lo celebraron reflexionando o se han regalado algo sobre su amor. El caso es que dentro del campo de la reflexión, vamos a extrapolar ese amor hacia la empresa, para comprobar si realmente estamos enamorados de nuestra empresa o tenemos un problema que transciende más allá.
Estar enamorado de la empresa significa trabajar con pasión, ir más allá de las posibilidades personales y materiales que tenemos, luchar cada día por ella, no descuidarla y seguir su crecimiento y evolución ligado a nuestra persona. Ese amor empresarial se manifiesta con las ganas que afrontamos el trabajo cotidiano, ya sean procesos rutinarios o situaciones especiales que requieren totalmente nuestra atención y control de la situación.

Dentro de nuestra relación amorosa con la empresa, también tenemos que saber sobrellevar los sinsabores y desencuentros que tenemos cada día, bien por problemas añadidos o por los propios problemas internos que hacen que nos replanteemos totalmente nuestra vida.
La pasión en el trabajo no ha de confundirse con la adicción al mismo. La empresa requiere soledad y nosotros también necesitamos nuestros momentos. La teoria del 24/7 en el ámbito empresarial es la mejor medicina para terminar totalmente quemado por el trabajo, sin vida personal y con una adicción que puede requerir hasta tratamiento.
Soy de los que opina que la empresa por sí se comporta como un ser vivo, que requiere toda nuestra atención, cuidado y amor en todas sus facetas. El caso es que si no estamos enamorados de nuestra empresa, las posibilidades de fracaso se multiplican exponencialmente, pero tambien hay amores que matan, como decía la canción. Situaciones complicadas para amar a entes sin sentimientos pero vivos.
Un artículo publicado en Pymes y Autónomos