viernes, 28 de marzo de 2014

La importancia de los 'momentos eureka' o por qué es importante encontrar tiempo para pensar

Pensar. Sí. Sólo de ideas no vive un negocio, pero sin ellas no tiene razón de ser. Encontrarlas es fundamental seguir avanzando, para innovar en los procesos y mejorar. Y cuando todas las horas del día están ocupadas con infinidad de tareas, se hace casi imposible. Buscar esos momentos ‘eureka’ no tiene por qué ser una utopía.
Desde hace mucho tiempo el mantra sobre la necesidad de innovar en la pyme se repite una y otra vez. Innovar para ‘repensar’ negocios y crear nuevas formas de trabajar, producir, vender o relacionarse. Pero esa actitud es imposible de adoptar si no hay tiempo para hacerlo, si pensar y tener momentos de reflexión se hace más y más difícil.

Los que necesitan ‘momentos Eureka’


Puede que lo tuyo sea un trabajo que demande creatividad y que, por tanto, busques, casi por obligación, ese ‘momento Eureka’. O, quizás, seas un emprendedor que necesita buscar soluciones distintas a problemas con los que te enfrentas en el día a día. Sea como fuere, la necesidad está ahí y es por eso que lo que hay que hacer es encontrar la manera de afrontarla.

De acuerdo. Tienes jornadas maratonianas y con una dificultad extrema para generar huecos. Pero, debes hacer el esfuerzo por ‘fabricarlos’. No en vano, un estudio del que se ha hecho eco la Harvard Business Review ha descubierto recientemente que para generar buenas ideas lo más importante es crear pequeños ‘oasis’ al margen de las tareas del día a día.
De los tres grupos de estudiantes de psicología que estudiaron, los que mayores ideas ‘incubaron’ durante el estudio fueron los que tuvieron un descanso para trabajar en una tarea que no tenía nada que ver con ese problema que trataban de resolver. De nuevo, los ‘oasis’. Tareas más mundanas, pequeños descansos, paseos… Todo para encontrar ese ‘Momento Eureka’.

¿Cómo crear esos ‘oasis’ para pensar?


Y llegados a este punto, hay quien se puede preguntar: ¿Cómo crear esos espacios de tiempo en el día a día? Es lo que le preguntó el colaborador de Forbes Paul B. Brown a varios emprendedores. Extrajo once formas interesantes de las que podemos destacar varias:
  • El desayuno como la comida más importante del día. Es el primer momento de la jornada y para muchos, un momento interesante para pensar.
  • El descanso tras la comida. Treinta minutos después del almuerzo para encontrar un lugar en el que aislarse de todo.
  • Construir esos pequeños ‘espacios’ al margen del correo electrónico, el móvil… El tiempo para conducir de camino a casa, el trayecto hasta el gimnasio. Da igual.
Cada uno debe encontrar su fórmula. La que sea. Pero, es cierto que la velocidad del día a día impide ‘repensar’ asuntos de la empresa que necesitan reflexión. Y está comprobado que los ‘oasis’ dentro de esa vorágine son más que necesarios para encontrar las mejores ideas.