lunes, 18 de noviembre de 2013

Tus contactos equivalen a lo que vales

Puede que esta aseveración no cuente con un apoyo unánime pero no se aleja demasiado de la realidad. Hay un proverbio africano, el origen no puedo confirmarlo ya que lo escuché en una película, que dice: “Si quieres ir rápido, ve solo. Si quieres llegar lejos, ve acompañado”.
En este sentido hace algún tiempo leí que para Carlos Slim en la vida hay quienes actúan con el corazón y que probablemente alcanzarán la realización personal por el aprecio y cariño de quienes les rodean pero seguramente irá acompañado de escaso éxito económico. Por otro lado, hay quienes actúan con la razón y apartan a los sentimientos, éstos es probable que tengan éxito profesional pero, sin embargo, cuenten con un escaso aprecio de quienes le rodean. El éxito para él es quien alcanza el equilibrio entre la razón y el corazón.
Desde luego para alcanzar el éxito no hay nada como tener un equipo bien alineado con una idea común y un plan de cómo llegar. Merece la pena un artículo de Eddie Cuffin en el que presenta las señales que el identifica para conocer si se está rodeado de la gente adecuada.

Señales de que las personas que nos rodean son las adecuadas para triunfar

  • Entienden que la confianza está por encima de todo. Si quieres construir un buen equipo, debes de construirlo sobre los cimientos de la confianza.
  • Son amigos, pero saben que los negocios son los negocios. Son amigos pero en el trabajo son socios, es importante tener presente que lo que importa es que al final del día se trata de hacer un gran trabajo para alcanzar los objetivos establecidos.
  • Un grupo es tan fuerte como el eslabón más débil. En todo grupo siempre hay personas más sensibles al estrés que otras,es necesario identificarlas y asegurarse que cualquier miembro del equipo podrá desempeñar sus funciones bajo cualquier circunstancia.
  • El fracaso siempre acecha. El camino hacia el éxito es un largo recorrido, habrá muchas derrotas en el camino, pero tu equipo debe de ser capaz de sacudirse las derrotas y aprender de ellas.
  • Cualquiera puede motivar tus vicios, solo los verdaderos amigos te dirán que controles tus hábitos. Cuando el éxito acecha suelen surgir personas que pueden motivar que ciertos hábitos tuyos se vuelvan vicios que pueden destruir todo por lo que has trabajado. Un amigo verdadero no dudará en avisarte como tus vicios empiezan a afectar tu trabajo.
  • Pasión por lo que se hace. Cuando tienen pasión por su trabajo, el equipo estará dispuesto a hacer lo necesario para lograr los objetivos. Sin esa pasión es probable que no se esté dispuesto a soportar los sacrificios.
  • Compartir una meta. De tantas cosas que se desea y se puede ser en la vida, encontrar a gente con la misma visión sobre el éxito puede generar grandes resultados.
Desde luego considero que para iniciar una aventura empresarial lo ideal es hacerlo rodeado de la gente que te inspira confianza y que puedan suponer un apoyo y no una carga. Lo más inmediato es recurrir al círculo personal pero, no hay que obviar, que quien puede ser el compañero perfecto para ir de cañas, puede resultar la persona más tóxica trabajando.