lunes, 16 de abril de 2012

Crowdsourcing creativo o la democratización del talento

El crowdsourcing es un fenómeno relativamente reciente en nuestro país, que tiene su origen en Estados Unidos, y que cada vez cobra más presencia en Internet. Este término, acuñado por Jeff Howe, escritor y editor de la revista “Wired”, surgió como una forma de externalizar trabajos y de aprovechar las mejores ideas de un colectivo a través de Internet, pero gracias a su éxito se ha transformado en un modelo de negocio en el que ya confían muchas empresas de diferentes sectores de actividad.

Precisamente, el mundo de la creatividad no es ajeno a este nuevo modelo que viene a revolucionar, más si cabe, un mercado muy heterogéneo, que desde hace años experimenta cómo se diluyen las fronteras, se amplían y especializan los perfiles profesionales y conviven grandes corporaciones con pequeños proyectos e incluso apuestas individuales. El sector de la creatividad ha cambiado y la irrupción del crowdsourcing en este panorama es una buena prueba de ello.

Por otra parte, aquellos que demandan trabajos creativos también son conscientes de estos cambios y quieren experimentarlos. De hecho, son cada vez más las organizaciones que, independientemente de su tamaño, recurren al crowdsourcing creativo como parte de su estrategia. Por ejemplo, Doritos lo ha empleado por segundo año consecutivo para realizar el spot que se ha emitido en la Super Bowl de 2012, otorgando cinco premios de 25.000 dólares a los cinco finalistas seleccionados. También Procter & Gamble, Heinz y General Motors, entre otras compañías, ya están usando este modelo de trabajo obteniendo magníficos resultados.

Las ventajas del crowdsourcing creativo favorecen tanto a las empresas como a la comunidad de profesionales. Por un lado, este modelo de negocio contribuye a la democratización del talento. Cualquier compañía puede obtener una nueva identidad, un vídeo corporativo, un spot de televisión, un guión…ajustando la demanda a sus necesidades económicas. Por otra parte, para las agencias es un nuevo método de externalizar determinados servicios y para los profesionales supone una novedosa fuente de generación de empleo. Además, a través de plataformas de crowdsourcing los creativos pueden acceder a miles de empresas y pymes a las que, de otro modo no podrían llegar, lo que les ayuda a intensificar sus relaciones comerciales.

A pesar de que son mayores las bondades que los inconvenientes que puedan derivarse de esta fórmula, todavía podemos encontrar alguna voces contrarias que justifican su postura alegando que se prima el interés económico frente a la calidad de los servicios o los productos. Sin embargo, para muestra un botón y un caso paradigmático es el de la compañía Local Motors. Esta compañía, creada hace menos de cinco años en Phoenix (Arizona), reúne en la actualidad una comunidad de más de 12.000 ingenieros y diseñadores, posee 60.000 diseños de coches, ha producido el revolucionado modelo Rally Figther y ha sido reconocida por el propio Barack Obama por su participación en el diseño del XC2V, un vehículo co-creado para la Defense Advanced ResearchProjects Agency (DARPA) en Estados Unidos.

John Rogers, fundador y CEO de Local Motors, definía de forma sintética el concepto de crowdsourcing el pasado mes de octubre en el congreso de EEC11 en Madrid: “hemos bajado el coste total gracias a que obtenemos ideas más rápido y las aplicamos de forma inteligente”. Una experiencia a tener en cuenta, ¿no les parece?

Un artículo publicado en Marketing Comunidad