miércoles, 11 de abril de 2012

Sin prejuicios a la hora de emprender

Acabo de leer un post sobre los jóvenes emprendedores en serie, jóvenes (casi niños) que se lanzan a emprender y que son multimillonarios mucho antes de los 30 años.
Ni por asomo este es un modelo que se pueda aplicar en nuestro país, aunque puede que haya alguna excepción que desconozco, porque la clave de todo esto está en no tener prejuicios a la hora de emprender.
En el post se cuenta la historia de Matt Mickiewicz, que ahora tiene 27 años, que se prepara a lanzar su quinta empresa. Matt lanzó su primera empresa en 1999, a los 14 años de edad. Después de leer su historia creo que hay varias conclusiones que se pueden sacar de ella.
Desde luego hay una gran dosis de deshibición en su caso y que casi se puede extender a otros similares. Evidentemente el hecho de que su primer proyecto tuviera éxito también ayuda a seguir emprendiendo y a tener capital para hacerlo.
Para un emprendedor “normal y corriente” podemos ver que su éxito se ha debido a su iniciativa y su decisión a llevar adelante su primer proyecto. Su principal secreto idea original, pero sencilla, y de fácil desarrollo.
Además, si vemos su segunda empresa podemos comprobar que opta por la colaboración con un experto en aquello que no conoce, en este caso el marketing. Otra cosa que podemos ver es que no busca el pelotazo rápido y vivir de rentas, sigue invirtiendo sus beneficios en nuevos proyectos.
Tiene las ideas claras; conoce el sector en el que está; sabe como relacionarse con sus clientes, se dirige o crea comunidades sobre los productos que comercializa, y sabe cuál va a ser su próximo paso. No se trata de crear sistemas donde los chavales de 14 años se dediquen a ser empresarios, pero si de ver que, en determinadas ocasiones, el mundo de los negocios y las empresas son mucho más sencillos de lo que puede parecer.
Muchos emprendedores no son capaces de seguir ese modelo, unos desechan las ideas sencillas y fáciles de desarrollar porque parece que para ser emprendedor tienes que descubrir la pólvora. Otros se cierran a buscar colaboradores, desconfían de todo el mundo y piensan que les pueden copiar y arruinarles su idea.
Buscan mucha información pero no saben qué hacer después con ella y no recurren al asesoramiento por esa desconfianza. También hay casos donde lo único que se pretende es un beneficio rápido y salir corriendo, porque no hay intención real de esforzarse en hacerlo bien, sino el afán por el dinero fácil.
Imaginación, motivación, sentido común y pedir ayuda cuando no se sabe, ese ha sido el secreto de este chico. ¿Parece fácil verdad? sobre todo suando no se tienen prejuicios.
En Pymes y Autónomos