martes, 17 de abril de 2012

Siete de cada diez mujeres utilizan cupones de descuento para reducir el precio de sus compras

A la hora de realizar cualquier compra hay una serie de factores que tenemos que tener en cuenta, como por ejemplo la calidad o el precio. De acuerdo con el estudio que ha realizado este marzo WSL/Streategy retail, tres cuartas partes de las mujeres creen que lo más importante a la hora de comprar es obtener el precio más bajo de todo aquello que se compre, un pensamiento que ha aumentado en un 12% respecto a 2008 y un 22% respecto a 2004.

De hecho, el estudio afirma que siete de cada diez mujeres utilizan cupones de descuento para reducir el precio del producto mientras que el 41% de ellas afirma que sólo compran cuando los productos están en rebajas, un 18,4% más que en 2010.

Otras formas de asegurarse de que es el precio más bajo son la búsqueda online (43%) y el uso de los dispositivos móviles dentro de la tienda para comprobar si pueden encontrar un precio menor antes de adquirirlo (14%).

Comprobar los precios online dentro de la tienda se está convirtiendo en tendencia en alza: el informe presentado por JiWire afirmaba que este febrero el 34% de los usuarios de telefonía móvil comparaban precios y el estudio de Pew también mostraba cómo uno de cada cuatro adultos norteamericanos utiliza su móvil para buscar los precios online mientras están dentro de una tienda.

Además, el informe de WSL/Strategic Retail aporta nuevos datos relacionados con la recesión. Se afirma que la mayoría de los consumidores está reduciendo costes y preguntándose a sí mismos antes de realizar la compra si es una forma adecuada o no de gastar su dinero (66%), acudiendo solamente a tiendas que pueden permitirse (58%), permaneciendo fuera de la tienda cuando creen que pueden ser tentados a gastar más de lo debido (45%) y comprando mucho menos cuando van de compras (43%).

Los consumidores están tratando realmente de ahorrar y eso se demuestra con sus preferencias actuales. De hecho, dos terceras partes de las encuestadas afirman que porque se trate de un producto de una marca más conocida no debería de pagarse más por él. Una cuarta parte de ellas afirma que solían comprar ropa de marca pero han dejado de hacerlo porque no se lo pueden permitir. Representan un 37% de las encuestadas frente al 19% que respondió así en 2010. Obviamente la clase acomodada no está de acuerdo y tan sólo un 15% afirma haber reducido sus compras de ropa de marca.

Los datos del informe “How America Shops MegaTrends 2012” dejan las cosas aún más claras. Un 24% de los jóvenes de entre 18 y 34 años afirman no tener suficiente dinero para cubrir sus necesidades básicas frente a un 17% de personas que están entre los 35 y los 54 años. Con más de 55 años lo afirma tan sólo un 13%. Un 52% de los adultos americanos asegura poder permitirse lo básico pero ningún tipo de gasto extra.

Un artículo publicado en Puro Marketing