jueves, 22 de marzo de 2018

Si te dan poder en la empresa, no olvides que un día tus empleados fueron compañeros

Una noticia aparece en portada, un mando de una conocida tienda de deportes trató de manera vejatoria a sus empleados, no es algo nuevo dentro de la empresa, sobre todo si hablamos de poder. De un día para otro, un compañero con el que compartías tu día a día, puede convertirse en tu peor pesadilla.
"Cuando se tiene cierta moral de combate, de poder, hace falta muy poco para dejarse llevar, para pasar a la embriaguez, al exceso" decía Marguerite Duras.

El poder va de la mano de un buen líder no de un tirano

A los protagonistas de la noticia que he leído, les pasó como en la frase de Séneca: Todo poder excesivo dura poco. Si la base, hoy día de un buen ambiente laboral es fomentar el salario emocional, no hay espacio para ese tipo de jefe que aún cree que con mano dura será respetado.
Todo poder humano se forma de paciencia y de tiempo. Emerson.
Gestionar un equipo no es una tarea fácil, ambas partes han de poner su grano de arena. Pretender que mediante la humillación, el no respetar los descansos o prohibir el acceso a cosas fundamentales, como un microondas o un frigorífico, son además de ridículas, una muestra de falta de empatía.

Para mandar hay que tener madera de compañero

Un jefe, un responsable de un equipo cuenta con una gran responsabilidad, pero a la vez, también con un privilegio el de tomar decisiones que afectan a todos.
Un buen jefe, debería siempre que sea posible contar con sus empleados. Verlos como un activo, un número de personas que conforman un grupo que va al unísono en sus objetivos. No como un obstáculo para su particular ascenso.

Se hace camino al fomentar el compañerismo

Aparecer en cualquier medio de comunicación es una buena noticia para una empresa, sea cual sea su tamaño. Ahí están las redes sociales para poner el foco en el día a día, en el ambiente laboral, junto a los clientes.
El compañerismo no se puede vender como un valor y pagar por ello, para después ser portada porque los que tienen el poder han olvidado que crear un clima laboral idóneo, es un seguro de productividad y de trabajo de calidad.
Un artículo escrito por Joana Sanchez y, recibido via Vallebro.com