lunes, 14 de marzo de 2016

Por fin sabemos qué es lo que mata la creatividad y la respuesta va a sorprenderle

No hay publicidad sin creatividad. Estamos ante el concepto más importante con el que se trabaja en la industria donde la moneda de cambio más preciada son las ideas. Partiendo de esta base, desde DDB Worldwide, la agencia dirigida por David Brier, acaba de lanzar su propia filosofía de los que significa el ROI: “retorno de la ingenuidad”.
Una definición bastante dura aunque lo cierto es que no es la primera vez que escuchamos cosas de este tipo cuando se habla del retorno de la inversión. En parte, porque los “marketeros” están empezando a luchar para buscar la justificación del creciente gasto que están destinando a terrenos como el móvil o el social media sin ver unos retornos claros de dichas inversiones.
Por esta razón han creado el vídeo que le mostramos al final de esta noticia recogido por Adweek en el que se resume a la perfección esta ideología. Una acción en la que se explica el valor de las ideas revelando algunos de los errores que pueden poner en peligro el flujo de las mismas.

“El poder de las ideas es que pueden hacernos reí, llorar, inspirar una acción… pero lo cierto es que su único poder reside en nosotros mismos”, explica Brier. Son estas las que provocan el nacimiento de otras nuevas y es precisamente en esta cadena donde tenemos que poner el foco y nuestros esfuerzos.
Ni el éxito ni el fracaso son permanentes. Ambos conceptos están definidos por una carácter transitorio y, precisamente, el mayor de los errores llega cuando nos detenemos en alguno de estos dos estados”. Este es el verdadero enemigo de la creatividad en palabras del director de DDB.
Detenerse no es la opción correcta ya que este es la peor decisión que podemos tomar en pleno desarrollo creativo. Un punto de vista que podemos identificar en el Darwinismo o incluso en uno de los libros más populares de los últimos tiempos: “El Secreto”.
No deje de ver estos tres minutos de vídeo que podrían cambiar su concepción sobre la creatividad y que deberá recordar no sólo cuando no le visiten las musas sino cuando estas se encuentren más cerca que nunca.