jueves, 11 de febrero de 2016

Diseccionando al milímetro las rutinas diarias (y también las manías) de los creativos

Si creemos a pies juntillas en los estereotipos difundidos por el todopoderoso Hollywood, en el universo de la creatividad hay básicamente dos tipos decreativos.
Están aquellos creativos que se son el colmo del atolondramiento, y mientras luchan contra sus mil y una neurosis, alumbran en el último momento ideas que cortan el aliento y lo convierten en una suerte de “semidios” (distraído) a los ojos de los demás.
Luego están los “Peter Panes” de la creatividad, aquellos que se rebelan contra las excesivamente convencionales jornadas laborales de 8 horas para sus jugos creativos fluyan y que, cuando se ven con una mano delante y otra detrás, piden auxilio al banco (paterno).

Sin embargo, y estereotipos al margen, lo cierto es que los creativos trabajan (y muy duro).
Si hacemos caso de una infografía en la que Format pone bajo la lupa los hábitos (reales) de los creativos, estos profesionales se levantan habitualmente a las 7 y media de la mañana y comienzan a trabajar a las 9.
En su lugar de trabajo, el 58% de los creativos prefiere trabajar en medio del caos. Quizás por ello la mayoría busca deliberadamente las distracciones. El 45% de los creativos se conecta a las redes sociales cada hora.
El 20% de los creativos confiesa que su productividad, ayudada muchas veces por la cafeína (el 67% bebe café), alcanza su punto álgido entre las 10 y 1 de la tarde.
Muy apegados a las redes sociales, el 45% de los creativos elige Instagram como su red social favorita.
Haciendo suya vieja máxima de “mens in corpore sano”, el 66% de los creativos hace ejercicio al menos una vez a la semana. Y ni descuidan tampoco las horas de sueño. Los creativos duermen una media de 7 horas al día.