lunes, 28 de septiembre de 2015

Esto es lo que deben hacer los marketeros para no ser víctimas del ad blocker

La relación de los consumidores con la publicidad ha pasado del amor, al considerarla una expresión artística, a una pasiva tolerancia que en ocasiones se convierte en irritación, molestia y desconexión absoluta con la marca.
Esta desconexión se hace patente en el progresivo crecimiento en el uso de los bloqueadores de anuncios. De hecho, el 41% de los millennials estadounidenses admiten ser usuarios de este tipo de herramientas algo que supone un problema para los marketeros pues, representan casi la mitad de su target más valioso.
Aunque este servicio de ad blockers solamente está disponible para ordenadores, el lanzamiento de un nuevo iOS, el 9, abrirá las puertas a este servicio en los dispositivos móviles.

Los marketeros han de pararse a pensar en el futuro de la publicidad digital y encontrar soluciones a este gran problema. Estas son algunas de las cosas que deben hacer si no quieren morir a manos de los ad blockers:
1. Hablar de publicidad con los consumidores
Es necesario que los consumidores tengan canales de comunicación para expresar sus actitudes con respecto a la publicidad. Una conversación abierta donde la marca trate a sus clientes como el elemento central es un fantástico punto de partida para desarrollar publicidad basada en la complacencia de los consumidores.
2. Sentido común en los formatos
Pop-ups, autoplay, anuncios a toda página, etc pueden llevar a un aumento de la conciencia de marca pero, cuando es algo constante comienza a provocar actitudes negativas en el consumidor. Si alguien no está escuchando, gritarle más alto solo hará que se enfade. Por lo tanto, las agencias y marketeros debe considerar la tendencia hacia la reducción del tamaño de sus publicidades.
3. Trabajar con editores
Llegar a una solución que mejore la experiencia del usuario a través del entorno de la publicidad digital solo se conseguirá si trabajan conjuntamente con los publishers y otras instituciones como el IAB para dar con nuevas formas publicitarias que satisfagan a los principales actores de la economía digital.
Lo que está claro es que la industria de la publicidad digital debe cambiar la mentalidad cortoplacista y pensar en solucionar problemas, que solo irán a peor a menos que pongan remedio, encontrando el equilibrio entre las necesidades de todos los elementos que intervienen en el mercado digital.