lunes, 15 de junio de 2015

10 actitudes de clientes que pueden sacar de quicio a un diseñador gráfico

¿Alguna vez se ha enfrentado a un cliente que ha acabado por sacarle de sus casillas? Diseñadores y creativos tienen que armarse de paciencia en muchas ocasiones para conseguir entender qué es lo que los clientes les están pidiendo.
Cambios de última hora, falta de claridad y concreción en las explicaciones o una imaginación excesivamente volátil, hacen que los clientes a veces no sepan ni lo que ellos mismos están buscando. Para que pueda hacerse una idea de lo que, en ocasiones (no todos los clientes son así), tienen que aguantar los diseñadores, le ofrecemos a continuación la infografía realizada por la empresa británica Print-Print en la que se recogen las 10 actitudes de los clientes que más sacan de quicio a los diseñadores.

1. ¿Trabaja gratis?
Más de un diseñador gráfico habrá escuchado en alguna ocasión si trabajaba de forma gratuita seguido de la coletilla: “esto será bueno para su portfolio”.
2. ¿Se pueden editar sus archivos?
En muchas ocasiones los clientes preguntan sí les podemos enviar los trabajos originales para poder editarlos y añadir su toque personal. Parece ser que a los clientes, formatos como el PDF, no son de su agrado.
3. Comparar con otros diseñadores
Muchos clientes tienen la poca delicadeza de comparar el trabajo de un diseñador con el de otros con los que se han encontrado anteriormente. Puede que no haya cosa que siente peor a un diseñador que esto.
4. Regatear hasta límites insospechados
Los clientes intentarán regatear el precio de los servicios de un diseñador hasta límites que rozan el bazar turco.
5. Preguntar a quién no deben
Lo que digan los familiares y amigos del cliente va a misa y su opinión primará sobre la de cualquier profesional.
6. El tamaño de las imágenes
Los diseñadores gráficos están siempre preguntando por la escala con la que el cliente quiere trabajar en relación a las imágenes y lo peor de todo es que, en muchas ocasiones, estos nunca llegarán a enviarlas de la forma adecuada.
7. ¿Puede hacer mi logo más grande?
Una de las preguntas que más irritación genera entre los diseñadores gráficos. Los clientes no entienden que el logo es sólo una parte de la creación y en sus expectativas sólo encontramos que este tenga el mayor tamaño posible.
8 y 9. El tiempo perdido en las revisiones y las nuevas demandas
Antes de comenzar con nuestro proyecto es necesario tomarse un tiempo para aclarar todos los elementos del diseño. Lo malo es que estas revisiones que vamos haciendo a lo largo de todo el proceso, no vuelven con un feedback tan rápido y claro por lo que podemos perder bastante tiempo antes de recibir el visto bueno final. Y no olvidemos las continuas demandas que pueden alargar los plazos como nunca hubiésemos imaginado.
10. Vagas instrucciones
Los diseñadores han aprendido que la mejor forma a través de la que se comunican los clientes es mediante una ingente cantidad de adjetivos poco aclaradores y onomatopeyas.