miércoles, 9 de julio de 2014

Algunos consejos poco convencionales para jóvenes emprendedores

La tendencia es clara, cada vez se emprende antes, los diferentes estímulos gubernamentales para hacerlo, junto con las pocas perspectivas de trabajo por cuenta ajena nos llevan a que los jóvenes se planteen el emprender como opción, en ocasiones como única opción. Mientras compatibilizan sus responsabilidades como estudiantes pueden, a tiempo parcial, dedicar esfuerzos a sembrar el camino a recorrer, algunos consejos pocos convencionales para ayudarles.

Comienza cuanto antes


Plantéate el emprender en cualquier tarea de la vida, desde la organización de un campeonato de fútbol, hasta las fiestas locales, en todo momento piensa en organizar los recursos con un fin concreto, que no necesariamente sea la rentabilidad. Si pudiera dar un consejo, no te centres tanto en la construcción de un negocio. Profundiza en el conocimiento de tu audiencia, de tus clientes, de tu público...te ayudará en tu siguiente aventura porque tienes una imagen clara de cómo los clientes pueden responder. Apóyate en los medios que tienes a tu disposición para llegar de manera más decidida y directa a tu audiencia (redes sociales, tecnología, hangouts...), construye una audiencia. 

La forma más fácil de conseguirlo es el blogging o vlogging. ¿Hay algo más motivante cuando eres joven, sin la presión financiera que soporta un empresario de más edad?. De manera lenta pero constante puedes construir tu negocio y además divertirte haciéndolo. Dedica tiempo a lo que te apasiona: el deporte, la tecnología, los coches, o cualquier otra cosa empieza de inmediato un blog y / o un canal en YouTube y comienza a construir una audiencia con el desarrollo de contenidos sobre este tema. A medida que creces la aversión al riesgo te volverá lento por la presión de arañar ingresos para pagar cuentas, cuidar de tu pareja y alimentar a tu familia vive el momento ya.

Fomenta tu personalidad e individualidad

Quizá suena muy disruptivo, cuando constantemente recomiendo la creación de equipos y trabajar en grupo, así que voy a matizarlo.En no pocas ocasiones una brillante carrera (no hablo de éxito económico ni social, sino de satisfacción personal) se ve condicionada por algunas "ataduras" personales. Relaciones que quizá impidan el desarrollo del individuo pleno y cuando uno está en la dinámica de arrancar necesita todo el apoyo y la energía posible para conseguir su objetivo en el menor tiempo posible.¿Qué sucede cuando su pareja no le ayuda en su negocio o piensa que es una pérdida de tiempo? ¿Seremos capaces de tirar nuestros sueños por la borda? O ¿qué pasa si quiere convencer a su pareja para que crea en su sueño y que incluso comience a ayudar a construir su negocio? Y al revés...si el negocio funciona, ¿cómo afectará a la relación?. Quizá sea la recomendación más dura de todas, pero en el largo plazo habrá que la vea en perspectiva.

Vivir con menos, lo mínimo imprescindible

Cuando uno es joven, puede ser fácil caer en las trampas financieras de gastar dinero de manera alocada. No caiga en esta trampa. Cuando hablo de gastar dinero de manera frívola, no estoy hablando sólo de tecnología, los gadgets, ropa de diseño y una comida en el restaurante de moda de alta cocina. También estoy hablando de los más caros, los gastos como un automóvil y la vivienda. La propiedad puede condicionar nuestro crecimiento en los negocios, atarnos a un sitio por el mero hecho de tener nuestra vivienda y que el negocio no se expanda lo suficiente.
Como joven emprendedor hay cuestiones que no puede permitirse, si de verdad está en la senda de la creación, centre su atención y recursos en la apuesta personal que quiere hacer, habrá tiempo más adelante de volver atrás o retractarse de lo hecho, pero nunca arrepentirse de lo no hecho.