martes, 20 de mayo de 2014

Algunas pautas de una mentalidad emprendedora

Es importante que nos planteemos a la hora de iniciar un negocio qué características mentalesdebemos tener para que nuestras opciones de éxito sean mayores, en bastantes estudios están recogidos estos rasgos: la paciencia, la disciplina, el control, perseguir la verdad y evitar el autoengaño, ciertas dosis de riesgo y, por encima de todo, el esfuerzo como factores que influyen decisivamente en un resultado positivo.

Paciencia


Como cualquier empresario debería saber que la construcción de un negocio exitoso a menudo lleva mucho tiempo tiempo. En estos momentos cuando estamos acostumbrados a la gratificación inmediata, el ritmo pausado y constante de la construcción de un negocio exitoso puede parecer una eternidad, sobre todo para un nuevo empresario. Si bien hay acciones que un empresario puede y debe tomar para reducir el tiempo necesario para el éxito, la paciencia es a menudo una parte necesaria de la ecuación.

Disciplina


Iniciar un negocio con éxito requiere disciplina: la disciplina para despertar todos los días y sin vacilaciones creer que hoy va a ser un mejor día que ayer, la disciplina para conseguir en el teléfono para hacer la siguiente venta, la disciplina para negociar la próxima entrega o simplemente la disciplina para hacer lo que hay que hacer, a pesar de cualquier obstáculo. Esta característica impulsa a un empresario para continuar más allá de los límites en que los demás a menudo se rinden, detienen y finalmente fallan.

Control


Un empresario tiene que reconocer la importancia del control. Ese control se manifiesta de muchas maneras, incluyendo el control financiero, el control los procesos del negocio, control del riesgo y el control de los hitos que un nuevo negocio necesita tomar con el fin de tener éxito.

Verdad


La tarea principal de un empresario es descubrir un modelo de negocio viable. Los empresarios, especialmente los principiantes, a menudo dan una imagen prometedora de sus perspectivas de negocio. Esto puede incluir proyecciones demasiado optimistas de las cifras de ventas, la actividad comercial o nuevas fórmulas de captación de financiación. Esta visión optimista puede ocultar la verdad en el descubrimiento de que el modelo de negocio es inviable. Como propietario de un negocio es esencial que establezca expectativas realistas veraces acerca de su negocio.

Riesgo


El riesgo es inherente a cualquier decisión (o no decisión) que tomamos. Para un emprendedor, tomar un riesgo significa permanecer en la vanguardia y evitar convertirse en irrelevante. Además, los riesgos vienen en muchas formas: los riesgos financieros, el tiempo de comercialización y la competencia, por nombrar algunos. Los empresarios exitosos entienden la importancia de minimizar el riesgo. Esto puede significar compartir los riesgos con otros que pueden tener una mayor tolerancia o capacidad para sobrevivir a una pérdida. En cualquier caso una visión clara sobre cuáles son los riesgos y la mejor manera de mitigarlos es una parte integral de la iniciativa empresarial.

Esfuerzo


Los empresarios exitosos saben que no es posible el rendimiento sin esfuerzo, ahora bien también es esencial que cada uno sea eficaz en su área, por eso si algo nos supone un impedimento y alguien mejor lo puede solucionar por sus habilidades, conocimiento o entrenamiento…¿para qué sufrir?.Aprovechar los talentos y habilidades de otras personas permite a los empresarios centrarse en la construcción de la empresa, mientras que se descargan de tareas en las que simplemente no son buenos.