viernes, 14 de marzo de 2014

Encontrar el equilibrio profesional y personal.

Cada vez más en nuestro entorno vemos que los empresarios constantemente se preguntan cómo se puede encontrar un equilibrio entre sus negocios y sus vidas personales. La realidad es que el verdadero equilibrio es un mito total porque es completamente inalcanzable, pero tenemos que ser capaces de jugar con la balanza para tener el fiel siempre apuntando al centro.

Imagen hospedada en: Pinterest.com/fuprisa
Si fuésemos máquinas quizá sería posible invertir el 25% de los días en el trabajo, el 25% de los días con sus hijos, el 25% de la jornada con su cónyuge, y el 25% del día cuidado de sí mismo, y así lograr su metas y hacer que todos se sientan atendidos…la realidad es tozuda y nos dice que simplemente no es posible. Así que lo que realmente debemos buscar es la armonía.
Para ayudarle con esto, aquí hay algunas cosas fáciles que podemos incorporar de manera sencilla para lograr un equilibrio entre trabajo y una vida personal más armoniosa:

Definir qué es la armonía para usted.

En primer lugar, averiguar lo que es para nosotros perfecto, cuál es la armonía que buscamos, si no tenemos claro el qué queremos conseguir difícil conseguirlo, todos tenemos una escala diferente de lo que sería armónico, para unos será llevar a la escuela a sus hijos y después trabajar, para otros al revés, trabajar y recogerles…
Además, la armonía significa darme libertad para actuar con nuestro horario como queramos.

Cuando estemos fuera del trabajo, estamos fuera del trabajo.


Esta es una de las cosas más difíciles para los empresarios de hacer, pero es la más importante. Cuando sea el momento de dejar de trabajar, debemos apagar el ordenador, cerrar la puerta de la oficina, alejarnos – tanto física como mentalmente- de todo lo que nos recuerda al trabajo. Eso significa evitar la comprobación compulsiva del correo y mensajes mientras estamos descansando con nuestra familia. Tomemos la decisión de disfrutar del presente.

Anote sus ideas durante horas no laborables.


No podemos controlar cuando llega la inspiración, así que si tenemos una idea increíble mientras nos relajamos con la familia anotémosla rápidamente en un pedazo de papel. De esta manera la tenemos fuera de la mente y nos olvidamos del trabajo.

Deja de decir “estoy demasiado ocupado.”


Cambiemos la expresión estoy ocupado por “esto no es importante para mí en este momento.” Así que cada vez que quiera decir: “Estoy demasiado ocupado”, reemplacemoslo con “eso no es importante para mí en este momento”. Una vez hecho esto, va a ser mucho más difícil que digamos que no a las experiencias, personas y eventos que contribuyen a un equilibrio entre trabajo y vida armoniosa, porque descubriremos lo importante que son.

No se olvide de tener tiempo para usted.


Debemos dedicar tiempo para nosotros mismos, quizá sean cinco o diez minutos al día o quizá hacer deporte pero la desconexión con el exterior y la conexión con nuestro yo es importante. Nos hará relajarnos y nutrirnos personalmente.
Os animo a buscar más consejos y experiencias que puedan fomentar el equilibrio en nuestras vidas.