viernes, 15 de febrero de 2013

Emprender es la única manera de salir de ésta


Una idea. Una ilusión. Son dos de las características que comparten los cinco jóvenes de este reportaje. Aunque no son las únicas. También tienen en común las ganas de trabajar en Euskadi sin necesidad de marcharse, por ejemplo, a Alemania. La mezcla de estos tres factores les ha llevado a ser emprendedores, a crear su propia empresa y a luchar contra esa marea llamada desempleo y que cada vez arrastra a más gente de su quinta.
"Creo que es la única manera de salir de ésta" señala Mikel Torres, de 28 años, y embarcado en un proyecto denominado MeTheOne, que busca encontrar y dar salida a jóvenes promesas y talentosas de todo el mundo que están 'escondidas' en internet. “La crisis es un escenario propicio para que ocurra esto entre los jóvenes, pero también desde las universidades se inculca cada vez más un espíritu emprendedor” asegura José Luis González-Pernía, Investiador Senior de Orkestra, Instituto Vasco de Competitividad.
Aquellos que ponen en marcha una empresa de base tecnológica cuenta con el apoyo de una amplia red de agentes que apoyan sus inicios. No obstante, aseguran, esto no significa que el camino sea fácil. Pachi Echeveste, de 33 años lleva nueve intentando sacar adelante su empresa Wattio, centrada en acercar la domótica de manera sencilla y económica a las viviendas. Poco a poco va recogiendo los frutos de un camino largo pero recuerda lo duro que resultó en su origen. "Al principio tuve que poner todo mi patrimonio, había meses que no me llegaba ni para el alquiler”, explica.
Además, en los tiempos que corren el acceso al crédito no es sencillo. Otra de las complicaciones radica en las cargas burocráticas e impositivas existentes a la hora de crear una empresa. El gobierno prometió para esta legislatura una nueva ley de emprendedores que parece no termina de aterrizar. “Hay mucho engorro administrativo a la hora de acceder a subvenciones”, subraya Rafa Roda. Su proyecto Yarr.tv pretende convertir las pantallas de nuestro alrededor, como la de un bar, en algo con lo que podamos interactuar y acomodar a nuestros gustos. Coincide en su opinión con Beatriz Lumbreras, recién titulada en Arquitectura. Ella ha recibido el apoyo del programa de emprendedores Yuzz y ha puesto en marcha un proyecto llamado Acert Energético, relacionado con la eficiencia energética de las viviendas.
Perfil emprendedor 
Por lo general, el perfil de la persona que se sumergen en el universo del autoempleo es el de alguien entre los 35 y los 44 años y que ya ha tenido alguna experiencia profesional. Este es otro de los hándicap a los que se enfrentan aquellos que nada más acabar la carrera se sumergen en el emprendizaje. Unai Bilbao recuerda que “un proyecto tiene parte comercial, administrativa, y comunicativa. Ramas importantísimas que no se aprenden en la universidad”. A él y a sus compañeros también les va bien por el momento con su empresa Akting, dedicada a la ingeniería de telecomunicación especializada en las Nuevas Tecnologías de la Información y Comunicación.
Cada uno con sus motivaciones pero compartiendo mucho en común recomiendan la experienca. “Emprender sí, pero ojo, con cabeza” remarca Pachi.