martes, 29 de mayo de 2018

4 formas para desarrollar tu inteligencia emocional y tener éxito

¿Sabías que solo el 15 % de tu éxito profesional se debe a tus habilidades técnicas? El otro 85 % tiene que ver con el control de tus emociones y habilidades personales. En este artículo invitado, Angie Ramos, coach y fundadora de Hábitos Existosos, te explica las claves para desarrollar la inteligencia emocional y convertirte en una persona exitosa.
Se ha comprobado que la gente con un coeficiente intelectual promedio puede ser más exitosa que una persona con un alto coeficiente intelectual.
En los años 90 cuando se introdujo la teoría de la inteligencia emocional se comprobó que las personas con coeficiente intelectual promedio tenían mejor desempeño y una probabilidad de 90% de tener más éxito que las personas con alto coeficiente intelectual.

¿Qué es la inteligencia emocional?

Harvard Business Review define la inteligencia emocional como la habilidad que tiene un individuo de reconocer de manera correcta y de entender y manejar sus emociones, así como las de otros.
Esto quiere decir que una persona con inteligencia emocional es capaz de controlar sus propias emociones, y a su vez, puede reconocer las emociones de otras personas y actuar de forma empática.
Las personas con inteligencia emocional tienen cualidades como la perseverancia, el autocontrol, y la habilidad de llevarse bien con otros. Todos estos atributos forman parte de una persona que tiene éxito.
Te preguntarás qué es lo que tienes que desarrollar para poder tener un alto nivel de inteligencia emocional. Bueno, pues es necesario que desarrolles cinco habilidades, que como te darás cuenta no sólo te servirán para tener inteligencia emocional, sino que también te servirán para mejorar tus relaciones personales y ser exitoso.
Estás cinco habilidades fueron descritas por Daniel Goleman, psicólogo y autor del concepto de Inteligencia emocional:

1. Conciencia de uno mismo

Es la habilidad de reconocer las emociones que tenemos en el momento que suceden. Es decir, eres totalmente consciente de lo que sientes en cada momento y eres honesto contigo mismo al reconocerlo.
Esto te ayuda a evaluar tus emociones y a manejarlas efectivamente, por lo que podrás responder de forma más ecuánime y adecuada a las distintas situaciones que se te presentan a diario.

2. La autorregulación

Es la habilidad de controlar tus emociones. El hecho de tener distintas emociones día a día, y momento a momento, es totalmente natural y normal, pero la autorregulación es el reconocimiento que te das a ti mismo de saber manejar esas emociones, y decidir cuánto tiempo permaneces con ellas.
Por ejemplo, si sientes ansiedad, enojo, o depresión, tú serás capaz de utilizar técnicas que te permitan salir de esos estados negativos y regresar a un estado más positivo y tranquilo.
La autorregulación involucra:
  • El autocontrol, al manejar los impulsos negativos que puedas llegar a sentir.
  • La responsabilidad propia, al tomar responsabilidad por tus pensamientos, sentimientos, y acciones.
  • Adaptabilidad al poder responder de forma positiva a los cambios que se presentan y a las situaciones que están fuera de tu control.
  • Ser más abierto a ideas y situaciones nuevas.

3. La motivación

Es la habilidad de motivarte a ti mismo estableciéndote metas y objetivos claros y honestos que puedes alcanzar, pero manteniendo esa motivación dentro de ti sin importar lo que suceda a tu alrededor.
Para conservar esta motivación es necesario que te enseñes a ti mismo a pensar positivo y que confíes en tus propias habilidades para alcanzar tus metas.
La motivación no sólo es decirte palabras bonitas, sino que involucra un conocimiento personal profundo, pues es necesario que sepas cuáles son tus habilidades y cuáles son las cosas en las que debes de trabajar más.
Así mismo, el conservar una motivación está vinculado al hecho de tener compromiso contigo mismopara alcanzar lo que te has propuesto.

4. La empatía

Es la habilidad de reconocer las emociones de otras personas y cómo se sienten en determinado momento. Esto te ayudará a ser más compasivo con las personas que te rodean, pero aplicado al ámbito laboral, te permitirá desarrollar mejores relaciones personales con tus compañeros de trabajo y te ayudará a entender de mejor forma las necesidades de tus clientes.
De la misma forma, una persona empática ayuda a sus compañeros a progresar, y cultiva oportunidades al mantenerse abierto a toda la gente a su alrededor.

5. Las habilidades sociales

Es lo que realmente te ayudará a hacer una diferencia en tu vida laboral y personal, pues es en base a estas, que se dicta cómo te comunicas y te comportas con la gente a tu alrededor. Hay muchas habilidades involucradas dentro de este punto, pero de las más sobresalientes son:
  • Comunicarse clara y efectivamente. Es decir que tengas la capacidad de transmitir tus ideas y tus necesidades de forma clara y en el momento preciso, así mismo que cuentes con la confianza de poderte expresar abierta y honestamente.
  • A través de tu comportamiento positivo y empático podrás inspirar y guiar a un grupo de gente de forma natural.
  • Manejo de problemas. Al poder reconocer las emociones de los demás te ayudará a entenderlos, y podrás reconocer cuáles son sus verdaderas necesidades, lo cual te permitirá negociar con ellos y resolver desacuerdos de forma más rápida y precisa.
  • Colaboración y cooperación. El trabajar con otros te ayudará a alcanzar tus metas más pronto y es algo que sin lugar a duda te impulsará.

¿Qué tienen que ver las emociones con el éxito?

Se ha demostrado científicamente que sólo un 15% de nuestro éxito profesional se debe a nuestras habilidades técnicas, el otro 85% se debe a nuestro manejo emocional y nuestras habilidades personales.
Es decir, nuestro éxito se debe en mayor proporción a nuestra capacidad de construir relaciones personales sanas, en la capacidad de tener una personalidad más proactiva y positiva, y en nuestra habilidad para comunicarnos, negociar, y guiar a las personas.
De acuerdo con un estudio realizado por TalentSmart, la inteligencia emocional juega un papel muy importante en el desempeño laboral de una persona, así como en su éxito. Se encontró que el 90% de las personas más exitosas cuentan con inteligencia emocional, y naturalmente la gente que tiene un grado más elevado de la misma gana más dinero que la gente con un nivel menor.
Y te preguntarás qué tienen que ver las emociones en todo esto.
Básicamente la gente que puede trabajar bien con otras personas es capaz de tener mejores resultados, asimismo si tienes más inteligencia emocional es más probable que puedas reconocer el momento apropiado para pedir un aumento de sueldo y que cuentes con las habilidades de comunicarte abiertamente para hacerlo.
La inteligencia emocional tiene mucho que ver con la flexibilidad y el mantenerte positivo, pues al manejar tus emociones eres capaz de mantenerte motivado y positivo para alcanzar tus metas. De otra forma la gente que se deja llevar por sus emociones se da por vencida más fácilmente.
Una persona con inteligencia emocional es capaz de establecer mejores relaciones personales y de trabajar en equipo con colegas y con clientes, por lo que será capaz de conectar con ellos y desempeñarse de mejor, alcanzado las metas del equipo o del cliente.
Cuando las empresas buscan nuevos empleados, además de buscar las habilidades técnicas, se enfocan también en buscar a alguien que se pueda integrar más fácilmente a su grupo y su empresa, es decir gente que sea talentosa pero que pueda crear relaciones sanas con el equipo de trabajo y con los clientes, y que pueda desenvolverse en el ambiente laboral de manera positiva. Todo esto proviene de tener una inteligencia emocional.

4 formas de desarrollar la inteligencia emocional

La capacidad de tener éxito no sólo radica en tus habilidades técnicas, sino en la forma en la que te comportes y manejes las diferentes situaciones que se presentan a diario.
Tal vez seas muy bueno en tu área de trabajo, pero si sientes que hay algo que te impide tener éxito o alcanzar las metas laborales que te has propuesto, te invito a que desarrolles tu inteligencia emocional y tus habilidades sociales. Te darás cuenta de que tal vez sea lo único que te falta para realmente subir al siguiente nivel de tu desempeño laboral.
Aquí te muestro las 4 formas en que puedes empezar a desarrollar tu inteligencia emocional para relacionarte de mejor forma con tus compañeros de trabajo y tu jefe. De la misma forma entenderás las verdaderas necesidades de tus clientes y establecerás una relación más cercana con ellos.

1. Identifica tus emociones

Al desarrollar una conciencia personal sobre tus sentimientos en el momento, serás más capaz de manejarlas apropiadamente y no dejarte llevar por el momento.
Una buena forma de empezar a desarrollar esta conciencia emocional, es el escribir un diario personal,de esta manera reconocerás cuáles fueron las emociones que tuviste durante el día y cuáles fueron las causas.
Poco a poco empezarás a tener esta conciencia en el momento en el que suceden las cosas y lograrás así un conocimiento en cuanto a tus emociones.
Algo más que te puede ayudar, es preguntarte, “¿Cómo me siento en este momento?”. Trata de hacer esto continuamente, pues te llevará un rato a poder controlar tu mente y ser realmente consciente de lo que sucede en ella.
Puedes escribir en tu diario o en una hoja de papel en donde lleves tu bitácora, un número del 1 al 10, y pensar qué valor le asignarías a tu sentimiento en ese momento. De esta forma te darás cuenta cómo tu estado emocional va cambiando durante el día. 
Una vez que hayas logrado este nivel de consciencia, tal vez puedas ir al siguiente en donde te harás las siguientes tres preguntas que te ayudarán profundizar en tus emociones: ¿Qué es lo que estoy sintiendo? ¿Por qué me estoy sintiendo así? Y, ¿qué puedo hacer para responder de manera efectiva?

2. Interpreta tus emociones

Una vez que has empezado a identificar tus emociones es momento de encontrar nuevas formas para responder a las situaciones externas y controlar tus emociones.
Las siguientes preguntas te ayudarán a interpretar tus emociones y a encontrar una mejor forma de manejarlas:
¿Cómo respondo a la gente cuando me siento enojado, frustrado, o incómodo?
¿Por qué respondo así? Trata de hacer una reflexión profunda a esta pregunta, no trates de justificar tu respuesta o te martirices pensando en lo que no puedes manejar aún.
Más bien trata de ir hacía lo profundo de tu mente y encuentra las razones por las que te sientes de esa manera. Tal vez sientes que te están criticando, o que te rechazan, o tienes ideas preconcebidas de la persona o de la situación.
Si te das cuenta, tus emociones están vinculadas a cierto patrón de pensamientos, así que cuando seas capaz de analizar lo profundo de tus emociones, notarás que hay ciertas ideas recurrentes en tu mente que son las que te hacen responder de cierta forma.

3. Maneja tus emociones

El hecho de reconocer tu patrón de pensamientos y las situaciones que los provocan te ayudará a manejar la forma en la que respondes, pues ahora sabes qué tipo de ideas tienes y en qué momentos tienes la tendencia a tenerlas, por lo que en las oportunidades siguientes podrás actuar antes de dejarte llevar por la emoción.
En lugar de dejarte llevar por los prejuicios y las ideas negativas que tenías de la situación, o de la persona, podrás reaccionar de distinta forma y detener todo eso que sucede en tu interior para responder de manera más positiva.
Recuerda que para ser un buen líder hay que ser capaz de mantener la compostura y además de influir a nuestros compañeros de trabajo con una buena actitud. Esto quiere decir que si sucedió algo malo en tu vida o en el mismo trabajo puedas ser capaz de dejarlo ir y conservar una actitud positiva y equilibrada.

 

4. Empatiza con las demás personas

El siguiente paso después de controlar tus emociones se da naturalmente, pues una vez que no estás tan enfocado en tus emociones negativas, eres capaz de ver lo que realmente sucede alrededor de ti y cómo las personas que te rodean se sienten. Esto te ayudará a interpretar sus emociones y reaccionar de una forma más apropiada para manejar las situaciones de estrés o situaciones difíciles.
De la misma forma, el mantener un equilibrio emocional te dará la oportunidad de escuchar activamente, es decir no tratarás de responder a lo que las personas te están diciendo, sino que realmente escucharás atentamente y conectarás con esa persona. Esto es ser realmente empático, la capacidad de ponerte en la posición de la otra persona y entenderlo, lo que te ayudará a construir relaciones de confianza y duraderas.
Espero que estos cuatro puntos te ayuden a identificar tus propias emociones y que comiences a desarrollar una inteligencia emocional que sin lugar a duda te llevará más lejos y más cerca de tus metas y el éxito.