jueves, 26 de mayo de 2016

Lo crea o no, la creatividad está sólo a 5 pasos de distancia

Para tirar la caña a las eternamente veleidosas musas de la creatividad, podemos echar mano de mil y un trucos de seducción (que se tornan a menudo excesivamente complicados).
Coger el tranquillo a algunos de esos trucos es a veces más complicado que tomarle la medida a una creatividad que (a secas y sin argucias de por medio) no es tan fiera como la pintan.
La creatividad es, al fin y al cabo, algo que todos llevamos en nuestras entrañas. Sólo debemos ejercitarla. Si quiere sacar el máximo jugo a la creatividad que corre por sus venas (y también por las del resto de los mortales) y quiere hacerlo sin complicarse demasiado la vida, le proponemos seguir los 5 sencillos pasosque propone a continuación InVision:
1. Póngase manos a la obra y haga cosas

No es necesario tener una razón concreta para remangarse, ponerse a trabajar y dejar fluir nuestra creatividad. Es más, las razones son excusas. Si algo es lo suficientemente importante, se hace (y ya está). Si no lo es, probablemente lo mejor no sea hacerlo. Y lo decía Yoda en Star Wars: “Hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes”. No busque razones para no hacer las cosas, busque maneras de hacer las cosas (y la fuerza creativa le acompañará).
2. Sea empático (e intente ponerse en los zapatos de los demás)
En el universo publicitario la creatividad no puede permitirse el lujo de estar replegada sobre sí misma (y las circunstancias personales de la persona de la que emana). Las ideas deben ser alumbradas mirando el problema que intentan resolver desde diferentes puntos de vista. Si no confluyen en ellas varios puntos de vista, están abocadas a fracasar.
3. Aprenda equivocándose
Jony Ive, el vicepresidente de Diseño de Apple, señaló en una ocasión que el 80% de las ideas alumbradas por su equipo eran arrojadas a la basura. Y que sólo el 20% restante eran de verdad material válido. ¿La moraleja? Que para engendrar grandes ideas, hay que besar antes muchos sapos (en forma de ideas mediocres). Los fracasos, que no tienen nada de malo, son el peaje que hay que pagar para conquistar el éxito.
4. Dé miles vueltas de tuerca al problema que tiene entre manos
Cuando se enfrente a un problema, analícelo minuciosamente, dé con una solución, ponga a prueba esa solución y tómese la molestia de redefinir el problema inicial. Repita este proceso todas las veces que sean necesarias hasta haber dado con una solución que le haya procurado plena satisfacción. La creatividad está fenomenalmente avenida con la repetición.
5. Colabore con los demás
La creatividad trabaja mucho mejor en equipo que en solitario (por más que la historia esté plagada de genios con fama de eremitas). Una idea nacida en la intimidad de la mente de una única persona se enriquece enormemente con los puntos de vista de los demás.