miércoles, 1 de julio de 2015

Cómo aprovechar el poder de la marca para crear un movimiento social

El mundo de la publicidad ya no se enfoca solamente a crear campañas originales que consigan el mayor número de ventas sino que cada vez se está produciendo un viraje más acusado hacia lo que podríamos denominar como publicidad social. Un mensaje que contribuya positivamente en la cultura de la población para promover un cambio social a largo plazo.
En el marco del Festival de Creatividad de Cannes Lions, el famoso cocinero Jamie Oliver ha sido el encargado para hablar desde su propia experiencia sobre el poder de las marcas para promover hábitos de vida en la gente.
Para Oliver, la responsabilidad de las marcas para contribuir a una alimentación saludable pasa por ser más honestas en sus comunicaciones y destaca que, sorprendentemente en los países desarrollados en donde las marcas alimenticias lanzan sus mensajes a los consumidores, las dietas son más pobres que en aquellos países en donde solo disponen de productos de primera necesidad.

De esto se desprende la inherente responsabilidad de las marcas en la creación de una conciencia social en torno a la alimentación. El cocinero critica el mensaje erróneo que las marcas envían a la población haciéndolas responsables de problemas como la obesidad infantil.
Por este motivo, Oliver ha pasado de ser un cocinero “celebrity” a un verdadero influencer llegando a crear el Food Revolution Day y una nueva manera de comunicar la cocina y la comida a través de su propia marca.