lunes, 18 de mayo de 2015

El 46% de los anuncios online en formato vídeo no llega nunca a ojos del internauta, según Google

No es ningún secreto que la visibilidad es el gran talón de Aquiles de la publicidad display. Hace sólo un año Google levantaba la voz de alarma tras confesar que el 56% de los anuncios display no llegaba nunca a ojos del internauta.
Sin embargo, parece que la publicidad display no es la única que anda a la gresca con la visibilidad. También la publicidad online en formato vídeo escapa muy a menudo a la mirada de los usuarios. De hecho, y según datos manejados porGoogle, el 46% de los anuncios en formato vídeo, distribuidos tanto en dispositivos deskop como en dispositivos móviles, no tienen siquiera la oportunidad de ser vistos. Esta cifra está basada en la publicidad en formato vídeo que el gigante online distribuye en la web en general, pero no en YouTube.

En la plataforma de vídeo de Google las cifras de visibilidad de este tipo de publicidad son muchísimo mejores y llegan hasta el 91%, tanto en las webs como en las distintas apps móviles de YouTube.
¿Se cura entonces la “invisibilidad” de la publicidad online en formato vídeo conYouTube? No necesariamente. Las cifras de visibilidad arrojadas por la web en general y por YouTube son difícilmente extrapolables.
Hay que recordar que TrueView, el formato publicitario estrella de YouTube, sólo cobra a los anunciantes si el internauta ve al menos 30 segundos del anuncio. En cambio, en la publicidad online en formato vídeo ajena a YouTube el espectador rara vez tiene la oportunidad de decidir si ve o el anuncio en cuestión. El 76% de los vídeos publicitarios que no llegan a ojos del internauta (fuera de YouTube) no aparecen siquiera en su pantalla. Y el 24% restante no son vistos porque el internauta hace scroll antes de que el vídeo tenga la oportunidad de ser visto durante al menos dos segundos consecutivos.
¿Lo conclusión? Que la publicidad online en formato vídeo se rige por reglas muy distintas dentro y fuera de YouTube. En esta última plataforma el usuario tiene, eso sí, más poder de decisión a la hora de ver (o no ver) los anuncios que la filial de Google tiene a bien ofrecerle.