miércoles, 18 de febrero de 2015

5 “superpoderes” de los banners que probablemente haya pasado por alto

Los banners tienen muy mala fama en el universo de la publicidad online y probablemente esa mala fama sea más que merecida. ¿El “pecado mortal” de los banners? Haberse agarrado como a un clavo ardiendo al CTR como métrica para calcular su eficacia.

Con una tasa de clics que está por debajo del 0,5%, los banners no pueden presumir ni mucho menos de ser un imán para los clics, pero eso no quiere decir que lo hagan todo mal. A continuación, y de la mano deiMedia Connection, repasamos los “superpoderes” ocultos de los injustamente aborrecidos banners:
1. Ayudan al conocimiento del anunciante
Los banners pueden jactarse de ser uno de los formatos publicitarios que más alientan el conocimiento de los anunciantes por parte de los usuarios. Hay innumerables estudios que demuestran que la publicidad display tiene un importantísimo impacto en el conocimiento de las marcas. En 2010 un informe de ComScore y ValueClick concluyó que la publicidad display contribuía a aumentar las ventas de los anunciantes más que la tradicional publicidad televisiva. Bien emplazados, los denostados “banners” son un importante vitamina para incrementar el tráfico web de las marcas.

2. Van colgados del brazo del targeting
A diferencia de la televisión, donde los anunciantes apenas pueden segmentar su publicidad, la publicidad display ofrece a las marcas múltiples opciones de targeting para conectar con el público objetivo adecuado en el lugar y el momento apropiado. ¿Lo mejor de todo? Que el targeting sale muy barato a los anunciantes en la publicidad display.
3. Ofrecen mucha variedad
Cuando apuestan por la publicidad display, los anunciantes pueden crear múltiples variantes del mismo anuncio a precios muy bajos. Echando mano de las nuevas tecnologías, las marcas pueden permitirse el lujo de crear literalmente miles y miles de variantes del mismo banner rascándose muy poco el bolsillo.
4. Son únicos
Los banners ponen en manos de los anunciantes oportunidades que son virtualmente ilimitadas. La creatividad no conoce apenas los límites en el universo de los banners.
5. Están “casados” con la eficiencia de costes
Una de las grandes ventajas de los banners es su bajo coste, sobre todo si ese coste se compara con los elevadísimos precios de la publicidad televisiva, que no ofrece además a los anunciantes tantas oportunidades de segmentación como la publicidad display.

Un artículo publicado en Marketing Directo