viernes, 4 de abril de 2014

Un buen Emprendedor no aplaza las cosas: Consejos para evitar distraerse

Artículo original de Leo Babauta: Todos posponemos las cosas y, en general, todos sabemos las soluciones a nuestra falta de decisión y tendencia a dejar para otro momento aquello que debemos de hacer.
Dejé para otro momento el escribir este artículo (irónico, lo sé, y sí, sé que aplazarás la lectura de este artículo) para hacer un montón de tareas más pequeñas, por ejemplo. Eran menos importantes y yo lo sabía, pero eran tareas rápidas y más fáciles que escribir un artículo sobre un tema difícil.
Honestamente, sé la solución: aclarar qué tarea es más importante, dejar todo aparte de esta tarea más importante, determinar mis motivaciones para esta tarea, dividirlas en algo más pequeño y más fácil si la percibo difícil.
Esas no son soluciones difíciles pero …. no funcionan a menos que seas consciente de lo que estás haciendo.
No puedes dar un paso atrás para aclarar cuáles son tus tareas más importantes a menos que te des cuenta de que estás postergando en primer lugar. No se puede romper una tarea en pequeños pasos, a menos que te des cuenta de que estás temiendo la tarea. No puedes despejar las distracciones a menos que te des cuenta de que has estado siguiendo el impulso de ir hacia estas distracciones.

La conciencia significa todo en materia de dilación. El problema no es encontrar soluciones a la dilación, es ser consciente de lo que está pasando en primer lugar.
Una vez que sabemos lo que está pasando, los parches son, relativamente, fáciles.
El problema no es sólo ser conscientes de lo que está pasando, es recordar ser conscientes. Este recordar es de lo que trata la conciencia. Con demasiada frecuencia nos olvidamos de ser conscientes.
Así que hablemos de la conciencia de lo que está pasando cuando aplazamos y luego cómo recordar
1. Cosas que instan a la distracción:
Tenemos la necesidad habitual de consultar el correo electrónico o las redes sociales o las noticias. O tenemos la urgencia de ir a algo más fácil, más cómodo. Los impulsos se pueden superar si somos conscientes de que están pasando.
2. Temer las tareas difíciles:
Nuestras mentes tienden a centrarse en las partes duras de las tareas que estamos postergando. Sin pensar demasiado en ellas, etiquetamos estas tareas como duras, aterradoras, insoportables, como consumidoras de tiempo. Si somos conscientes de esto, podemos resolver cada uno de estos problemas, las tareas duras se pueden dividir en más fáciles.
3. Miedo:
La dilación trata sobre el miedo, el miedo al fracaso, el miedo al éxito, dudas sobre nosotros mismos. Pero no solemos saber que este miedo está aún allí,  sólo actuamos con miedo. Miedos, una vez que seamos conscientes de ellos, pueden ser golpeados por la luz del día. Cuando vemos a los temores en la intemperie, a la luz, podemos ver que han sido exagerados en nuestras mentes. El peor caso de escenario de fracaso a menudo no es tan malo cuando realmente se piensa en ello.
4. No estar motivado:
Muchas veces nos olvidamos de nuestra motivación para hacer una tarea difícil. ¿Por qué nos estamos poniendo a nosotros mismos en este sufrimiento? La manera más fácil es posponerlo y hacer otras cosas “importantes” en su lugar. Pero cuando recordamos nuestra motivación, podemos ser capaces de centrarnos. Así que tenemos que ser conscientes de que nuestra motivación no está clara, o que hemos olvidado que la motivación está en la cara de la incomodidad.
5. No ser claro en las prioridades:
¿Qué tareas son las más importantes? Es difícil saber cuando se está atrapado en el flujo de las cosas, sólo haciendo las cosas de izquierda a derecha, cambiando rápidamente entre tareas y así sucesivamente. Todo parece importante. Pero cuando damos un paso atrás y pensamos en lo que más importa, lo que marcará la mayor diferencia en el mundo y en nuestras vidas, podemos ver en lo que tenemos que centrarnos, para darle tiempo.
No podemos dar un paso atrás a menos que seamos conscientes de que estamos atrapados en tareas menos importantes.
6. Comprobar compulsivamente cosas:
Muchas veces consultamos compulsivamente el correo electrónico, las redes sociales, blogs, webs de noticias, etc Tenemos esas pestañas abiertas todo el tiempo y se van y comprobamos cada pocos minutos. ¿Por qué? ¿Qué necesidad estamos llenando? A menudo se trata de una necesidad de estar al día en todo, un miedo de que podamos habernos perdido algo. Y a menudo es sólo el placer temporal de conseguir algo nuevo en nuestras bandejas de entrada, de encontrar algo interesante/placentero.
Estos son algunos de los ejemplos más comunes de lo que está pasando cuando aplazamos hacer las cosas. Pero, ¿cómo darnos cuenta? ¿Cómo recordar ser conscientes?
Cómo recordar
El problema de recordar ser consciente es que nos vemos atrapados en nuestras acciones, momento a momento. Una vez que abrimos un ordenador, por ejemplo , una serie de respuestas habituales entran en acción y estamos de repente en la parte más profunda. Podrían dar horas antes de llegar a tomar aire y darnos cuenta de que hemos estado postergando.
Así que lo que necesitamos son un conjunto de herramientas para recordar.
Éstas son las que me funcionan a mí
1. Reconocimiento del daño:
La primera cosa que hay que reconocer es que dejar para otro momento/día aquello que tenemos que hacer, en realidad te está haciendo mal, si pensamos que no es un gran problema, no vamos a tomar cualquiera de los otros que se indican a continuación. Entonces, ¿qué daño está causando la dilación? Bien, puede que te impida el logro de tus sueños o metas grandes, de empujar tus límites y de aprender cosas nuevas. Podría estar causandote ansiedad y hacer que tu trabajo sufra.
2. Compromiso:
Asumir el compromiso de ser consciente es una gran herramienta para recordar. ¿Qué tipo de compromiso? Puedes escribirlo en un pedazo de papel y mirarlo todas las mañanas. O contárselo a alguien más. Publícalo en tu blog o Twitter. Pídele a alguien verte semanalmente. Hagas lo que hagas, comprométete con tanta seriedad como puedas.
3. Ajuste de intenciones:
Cuando inicies una actividad, como la apertura de tu correo electrónico o empezar a escribir algo, o incluso la apertura de tu ordenador o al comenzar el día, haz una pausa para pensar cuál es tu intención con esa actividad. Genera una intención de tener plena atención y date cuenta de tu tendencia a dilatar las cosas. Ajustar las intenciones no significa necesariamente que realmente vayas a lograr lo que te propusiste hacer, pero ayuda. Y te ayuda a aprender a mejorar con la práctica.
4. Recordatorios:
Cada hora o dos, ten un recordatorio que te ayude a comprobar y ver si tus acciones coinciden con tus intenciones, para recordarte el ser consciente de lo que está pasando con tu dilación.
5. Reconoce las señales:
Hay señales de que estás posponiendo las cosas que debes hacer como la ansiedad por tus tareas, comprobar cosas compulsivamente, una urgencia creciente por ir a hacer algo que no sea tu tarea actual … Estos signos pueden ser físicos (presión en el pecho, por ejemplo) o pueden ser ciertas acciones ( consultar el correo electrónico) pero puedes aprender a reconocerlos con el tiempo. Son banderas, saludando y te dicen que algo está pasando. Observa las banderas, y comprueba para ver lo que está pasando.
Estas no son cosas que puedas dominar en un día. Llevan práctica y requieren compromiso pero si puedes solucionar el problema de atención plena/consciente, la dilación se convierte en una bestia mucho más manejable.