miércoles, 2 de abril de 2014

Emprende con una adecuada Salud Financiera Personal

En muchas ocasiones y sobre todo durante esta crisis que esta afectando de lleno a nuestro país, vemos a gente con serios problemas financieros y nos preguntamos cómo han podido llegar hasta ese punto. Pensamos incluso que eso nunca nos va a pasar a nosotros. Pues te puedo asegurar que nadie esta libre de que le pueda pasar.
Es más personalmente a mi me falto muy poco para que lo perdiera todo en mi primer proyecto emprendedor. El tema es que a punto estuvo de llevarse por delante toda mi economía personal. Y como si fuera una gripe para un enfermo, hay varios síntomas que evidencian una posible  fragilidad en la salud financiera personal o del proyecto.
No son muy diferentes en los dos casos y suelen ser vasos comunicantes. Es decir que tu situación personal puede afectar a tu proyecto y viceversa.
El caso es que los problemas financieros si uno no tiene cuidado, se acercan muy sigilosamente y cuando finalmente te das cuenta de que estas en problemas, suele ser demasiado tarde. Estos signos que son muy básicos, son aplicables tanto a la economía personal del emprendedor como a su propio proyecto.  Cuanto antes detectes estos signos o síntomas, antes podrás corregirlos y trabajar en conseguir una salud financiera de roble. Como digo a mis clientes… “prepárate para que el futuro pueda llegar sin sustos“.

1. ¿Eres inconformista con lo que tienes?
¿Te da envidia que la gente que te rodea cambie de coche, salga de cena cada dos por tres, contrate un viaje a Los Angeles, se compre una casa más grande o tan sencillo como que vista a la ultima moda y tu no? Si estas diciendo que SI en voz baja, o incluso en voz alta… tu inconformismo puede llevarte a tomar decisiones financieras precipitadas e impulsivas.
Como emprendedores y dueños de nuestro futuro debemos reflexionar mucho sobre nuestros hábitos de gasto y darnos cuenta que muchas de las compras que hacemos no son realmente por verdadera necesidad o para llenar un vació. Es importantisimo optimizar nuestra estructura de gastos y no gastar dinero en cosas que realmente no necesitamos.
2. ¿Y si no tuvieras ningún tipo de ingreso?
¿Eres capaz de sobrevivir 6 meses sin ninguna entrada de dinero en tu cuenta? Si la respuesta es NO, o incluso no estas seguro de ello corres el riesgo de que el presente se convierta en un problema, y el futuro pueda llegar a ser inalcanzable. El hecho de tener un colchón financiero de dinero liquido para cualquier contingencia es básico.
Necesitas tener el corto plazo respaldado para un colchón económico que te permita vivir mínimo durante 6 meses. Yo me garantizaría un colchón dada la difícil situación que hay actualmente de un año completo para asegurar mi nivel de vida en caso de emergencia. Para ello es de vital importancia tener muy clara nuestra estructura de gastos corrientes para evitar ninguna grieta y saber cuando nos ha sobrado o nos hemos quedado cortos en nuestro presupuesto de gastos para vivir.
3. ¿Crees que el crédito es tu mejor amigo? 
¿Estas tirando de tarjeta de crédito o tienes una para pagar otra? Si la respuesta es SI… esto si que es serio, y grave  a la vez. Seguramente si estas en el ultimo caso quiere decir que estas en problemas. Este síntoma es muy serio. Deberás realizar un concienzudo y realista plan  de reducción de deuda.
No somos conscientes del altísimo coste que supone vivir a crédito y lo sencillo que puede llegar a  ser autofinanciarse para la mayoría de las cosas que necesitamos. Por ejemplo si sabemos que la vida útil de nuestro coche es de 10 años, ¿porque no ahorramos para ello con tiempo suficiente? Por regla general solemos preferir por ejemplo solicitar un crédito 15000€  a 5 años con una cuota de 300€  en vez de ahorrar 200€ durante esos mismos 5 años en un producto de ahorro para conseguir el mismo importe.
Hay que ser inteligentes y hacer que el dinero trabaje para nosotros y no que nosotros trabajemos para nuestro dinero, o en su defecto para las entidades financieras que nos lo prestan. Ahorro, ahorro y ahorro… es una de las claves de la salud financiera.
4. ¿Tienes un plan por escrito para administrar tu dinero?
Si la respuesta es NO… no se a que estas tardando. Actualmente y sobre todo en el contexto económico actual, el ahorro planificado es la base  de unas finanzas sanas. Y no me vale lo de “Yo es que no ahorro nada”. Si tienes ingresos y no consigues ahorrar nada es que algo estas haciendo mal. Es más solo si confirmas que estas sano en los 3 signos anteriores, y con todo y con eso no ahorras, podrás decirlo con tranquilidad relativa, porque es algo que tendrás que intentar corregir.
Es muy recomendable dejar siempre por sistema un mínimo de un 10% de los ingresos mensuales repartidos en productos de ahorro que no tocaremos a no ser que sea estrictamente necesario y otro 10% destinado a renovar aquellas artículos necesarios de un alto coste que sabemos que vendrán, como puede ser el coche. Es muy importante planificarse en este sentido e ir revisando regularmente como ha ido variando la situación presente y los objetivos para adaptar el plan.
Esto es exactamente a lo que me dedico a día de hoy. A chequear y ayudar a mejorar la salud financiera de las personas. La gente y sobre todo los emprendedores deben aprender a planificar no solo las finanzas de su empresa, sino también las de su propia vida. Difícilmente podrán sacar adelante su proyecto si su salud financiera propia no esta afinada.
En el fondo no es otra cosa que educación financiera sobre la creación de una mentalidad de ir generando riqueza poco a poco, que no es lo mismo que hacerse  rico. Para esto ultimo deberán emprender y trabajar muy duro.