viernes, 21 de febrero de 2014

Hacer funcionar al equipo como si fuera una orquesta

Una de las tareas más complicadas para un manager o jefe de equipo es la sincronización de las distintas tareas que llevan a cabo los miembros del equipo que se encuentra bajo su supervisión, y que comparte tareas y tiempos con el resto de sus compañeros para alcanzar los objetivos.
Para lograr el máximo resultado es fundamental la coordinación de sus componentes, la sincronización de los tiempo, y el establecimiento de un hilo conductor para que cada uno de nuestros colaboradores se sienta partícipe del proceso y trabaje de manera eficiente a la hora de aportar su contribución al trabajo del grupo.
En este empeño es muy importante que el jefe de equipo haga las veces de un director de orquesta para que cada tarea y/o proceso intervenga en el tiempo que le corresponde para que la cadena de trabajo del equipo pueda contar con sinergias y eficacia globales.
Adicionalmente, señalar la importancia de repartir adecuadamente esta carga de trabajo entre nuestros colaboradores, aprovechando al máximo los tiempos muertos, y sobre todo, dejar recaer sobre un solo miembro un cierto ciclo de trabajo cuando este se puede fraccionar y repartir entre otros miembros o usuarios que pertenecen al mismo grupo.