miércoles, 5 de junio de 2013

Diferencias entre un Emprendedor Dependiente y un Emprendedor Lanzado

La nueva Ley de Emprendedores que el actual Gobierno ha sacado está siendo motivo de muchas opiniones, artículos, comentarios y tertulias. Lejos de abarcar esta realidad en este artículo, que seguramente otros se habrán encargado de hacerlo, voy a seguir ahondando en una realidad que visualizo a menudo, por no decir diariamente.
Muchos emprendedores se dirigen a mí en busca de opinión o ayuda para sus proyectos. En algunos de los casos buscan:
  • Financiación: O bien alguien que pueda soportar parte o la gran mayoría de los costes iniciales del proyecto. También puede ser alguien que relance su proyecto para que se dimensione aún más. Es decir alguien que soporte los riesgos que ell@s no pueden o no quieren asumir
  • Ayudas / Subvenciones: Hay algunos que me solicitan información de donde pueden acceder a ayudas para Financiar su proyecto, bien sea económicas o bien en forma de Créditos o ayudas materiales
  • Socios / Partner estratégico: Los hay que tienen la idea o Plan de Negocio pero no saben desarrollarlo total o parcialmente. Muchas veces necesitan alguien que les ayude en algún área concreta, predominando la tecnológica, o bien que lidere el proyecto desde su experiencia o conocimiento
  • Colaboradores Freelance: La caza y captura del profesional cualificado que trabaja en un proyecto en situación de Freelance, sin que esto suponga costes fijos, contrato laboral o gastos de inversión en personal, se ha puesto de moda. Aprovechar el momento actual en busca de personas que deseen trabajar, sin una retribución fija, o un pacto mediante el cual “si todo va bien, ya veremos” parece recuperar algunas épocas que parecían estar superadas. A algunos se les promete una participación en el proyecto si se “cumplen los objetivos”.
No digo que todo el mundo se acoja a estas circunstancias, pero sí que son muchos los casos que me encuentro de manera cotidiana. Emprender SI pero con Cuidado, que diría algún amigo mío.

Según esto se crea la figura del Emprendedor Dependiente. Los que consiguen esto que buscan se “atan” a unas circunstancias que les obliga a perder control sobre su proyecto, y en muchas ocasiones poder accionarial, por lo tanto poder de decisión.
Últimamente han crecido los Concursos de Emprendedores donde se premian proyectos, algunos con las características singulares de explicar el proyecto en pocos minutos. Muchos de esos Premios son otorgados a proyectos relacionados con la Tecnología e Internet, y animan a muchas personas a continuar adelante, bien buscando esa Ayuda necesaria, o bien presentándose a más concursos para refrendar la valía de su proyecto.
Hace un par de años, como Jurado de uno de esos Premios, tuvimos a bien otorgar el premio a un Proyecto y desechar otro, que luego posteriormente fue premiado por otro Concurso. Los componentes del equipo nos informaron de que habían sido premiados por otro Concurso, intentando demostrar que nos “habíamos equivocado”. Mi reflexión es rotunda: Lo importante no son los Premios, sino llevar a cabo el proyecto. Conozco algún Proyecto que va por su tercer premio, pero que aún no ha salido al mercado, porque se están “Reinventando” y “dándole una vuelta al Proyecto”. Queridos amig@s Emprendedores, sacar vuestro proyecto YA.
Por eso creo que frente al Emprendedor Dependiente se sitúa el Emprendedor Lanzado, que saca su proyecto aunque no tenga todas las claves para no correr riesgos. Estos Emprendedores suelen tener actitudes y comportamientos similares a las que aquí describo:
  • Son Resolutivos y Eficaces: No esperan a que la cuadratura de las estrellas y el universo este alineado. Se deciden a lanzarse y luego irán resolviendo problemas según vayan surgiendo.
  • Confían en su Proyecto: Están tan seguros del Éxito que los ojos les brillan cada vez que hablan de él. Nadie les hace dudar. Si les cuestionan sobre los resultados, aportan datos enérgicamente y pueden discutir con cualquiera sobre la Viabilidad de su Proyecto.
  • No quieren Depender de Terceros: Suelen confiar en ellos mismos y buscan la manera de tener el control sobre su “hijo”, que es el Proyecto en el que tanto esfuerzo y cariño le han puesto
  • Corren Riesgos: Son audaces, intrépidos, conocen los peligros pero están dispuestos a afrontarlos. Su Seguridad minimiza la sensación de Riesgo y de Temeridad que terceras personas, que siempre están a su alrededor, les quieren infundir. Tienen Miedo pero saben afrontarlo de cara y directamente.
  • Están Motivados: O más bien diría Extra motivados. Se mueven por Reconocimiento y Prestigio. Es tal su convencimiento que contagian a los de alrededor. Nada les puede frenar
  • Transmiten Ilusión: Cuando se comunican, cuando exponen, cuando dialogan, cuando negocian, la Ilusión, que algunos confunden con Ser un Iluso, les tiene “embriagados”. Están en un estado de Flow constante. Podríamos asimilarlos a un estado de Enamoramiento.
¿Y tú que prefieres ser Emprendedor Dependiente o ser Emprendedor Lanzado?. Cualquier decisión es respetable y tiene que ser acorde con tu Personalidad y tu forma de afrontar el Emprendimiento