lunes, 22 de abril de 2013

7 claves para ser el jefe que sus empleados más creativos necesitan


Temperamentales, erráticos, excéntricos y arrogantes. Así califican algunos a las personas con inquietudes creativas. Y puede que haya algo de cierto en estas afirmaciones, pero ¿pueden realmente las empresas permitirse el lujo de prescindir de las personas creativas en sus equipos de trabajo? Está claro que no, a menos, eso sí, que estén dispuestas a ir la bancarrota.
Las personas creativas son un ingrediente esencial dentro de las empresas, pero ¿cómo lograr que este tipo de empleados sean felices y productivos? La clave está en una buena dirección. Si quiere ser el jefe que sus empleados más creativos necesitan, tome nota de los consejos que nos propone a continuación Harvard Business Review:
1. Mímeles y permítales fracasar
Muestre a sus empleados más creativos su apoyo incondicional y anímeles a emprender todo tipo de desafíos, incluso o más absurdos. La innovación viene, al fin y al cabo, de la incertidumbre, el riesgo y la experimentación.
2. Rodee a sus empleados más creativos de gente “semi aburrida”
Lo peor que le puede pasar a una persona creativa es verse forzada a trabajar codo a codo con alguien que igual que ella. Cuando dos personas muy creativas se ven obligadas a trabajar permanentemente juntas, tienen a competir entre sí y finalmente a ignorarse por completo. ¿La solución? Rodear a este tipo de personas de empleados demasiado convencionales como para desafiar sus ideas pero lo suficientemente poco convencionales como para colaborar con ellas. ¿Qué sería de Messi sin Busquets y Puyol? ¿Y de Ronaldo sin Alonso y Ramos?
3. Involúcrelos únicamente en trabajos que merezcan la pena
Las personas creativas tienen más visión que las que no lo son tanto. Para ellas es más fácil hacerse una imagen mental de lo que se les pide y entender cómo funcionan las cosas (aun cuando a veces no sean capaces de explicarlo). Por este motivo, es contraproducente asignar a este tipo de empleados tareas triviales y con poca “sustancia”, que dejan inevitablemente hambrienta a su creatividad interior.
4. No les presione
La creatividad fluye más fácilmente en las personas creativas si éstas disfrutan de libertad y flexibilidad en su espacio de trabajo. En la mayor parte de los casos, la creatividad nace de la espontaneidad y de lo absolutamente imprevisible. Por eso, no es conveniente atar a las personas más creatividad a estructuras de trabajo demasiado rígidas. Permita que este tipo de empleados a trabajen a distancia y fuera del horario normal de oficina. Al fin y al cabo, la creatividad no sabe ni de lugares ni de horarios.
5. Págueles “mal”
Varios estudios psicológicos demuestran que, cuando una persona que hace lo que le gusta y recibe a cambio recompensas externas, estas últimas pueden mermar su “pasión” por lo que hace. O dicho de otro modo, que cuando más dinero reciba una persona por hacer aquello que ama, menos amará lo que hace. Eso no quiere decir que haya que maltratar salarialmente a los empleados más creativos, pero sí es cierto que para este tipo de personas es más importante hacer lo que realmente les gusta que tener muchos ceros en la cuenta a final de mes.
6. Sorpréndales
Pocas cosas hay peores para una persona creativa que el aburrimiento. Los empleados creativos están constantemente buscando cambios porque aman la complejidad y no se conforman con soluciones sencillas. Por eso, sorpréndales y ponga permanentemente a prueba su creatividad.
7. Hágales sentir importantes
Si una persona creativa no siente que su trabajo es reconocido y valorado, no tardará en buscar un lugar en el que sí sienta que su creatividad y sentido de la innovación son considerados importantes.