jueves, 25 de abril de 2013

No dejes escapar a ese dominio y sé el dueño de tu web


Tener los dominios más adecuados para cada web tiene un gran valor, por eso si crees que un dominio puede servirte y está libre, no lo dudes, regístralo.

Cuando pienso en registrar dominios recuerdo a un inolvidable monitor de vela que tuve hace años, Alfredo Platas, que me decía: cuando estás navegando y piensas que debes hacer determinada maniobra, no lo dudes, hazla. Anticípate a lo que pueda pasar y si luego tienes que rectificar, rectifica, pero no dejes pasar el momento adecuado.

Cuando se trata de adquirir un dominio, sucede lo mismo, no hay que dejar pasar la oportunidad. Si está libre, tienes que comprarlo aunque puedas tardar tiempo en usarlo o quizá nunca lo llegues a usar.

Porque el precio del registro de un nuevo dominio es tan pequeño que pagar uno o varios no te va a hacer ninguna diferencia pero tener los dominio adecuados para cada proyecto, sí.


¿Eres dueño de tu web?

Estás pagando por la página web de tu empresa, pero ¿es realmente tuya? Quizá la pregunta te sorprenda, al fin de cuentas, si pagas se supone que tiene que ser tuya, pero no siempre es así.
Hay empresas que te ofrecen una página web por un pago mensual o anual, que incluye también el dominio y el alojamiento.

Pero, ¿qué pasa cuando decides cambiar de alojamiento web?

Pues que a menudo te encuentras que no sólo no controlas tu dominio, sino que tampoco te puedes llevar la web a otro alojamiento. ¿Por qué?


Una de las razones más habituales es que tu web está hecha con un software que es propiedad de la empresa que la creó y que nadie más puede emplear.

Más aún, tu proveedor sólo ofrece el paquete completo: web, alojamiento y dominio. Así que no tienes opción, es todo o nada. No eres verdaderamente dueño de tu web.

Por eso, es tan importante saber exactamente qué contratas al encargar tu web, para evitarte sorpresas desagradables.

El Secreto de las Pymes que crecen.