domingo, 23 de diciembre de 2012

5 consejos de Li Ka Shing para los negocios

Puede que su nombre no sea tan famoso como el de muchos otros empresarios de éxito. Sin embargo, a sus 81 años, Li Ka Shing es el hombre más rico de China y el número 14 en la clasificación 2010 de Forbes. Empezó con muy poco capital prestado por familiares y amigos una pequeña empresa que fabricaba peines y cajas de jabón en plástico en los años cincuenta en Hong Kong. A los pocos años se puso a fabricar flores de plástico para los mercados europeos y norteamericanos y sus negocios cogieron cierta importancia. Con la Revolución Cultural china, los precios inmobiliarios en Hong Kong se desplomaron y Li Ka Shing decidió invertir apostando que sería una situación provisional. Se hizo entonces muy rico hasta el punto de poder comprar a finales de los años setenta Hutchison Whampoa Limited. Ahora esta empresa con actividades diversificadas tiene más de 220.000 empleados en el mundo.
 
Estos son los 5 consejos que Li Ka Shing daría a emprendedores basados sobre su experiencia personal.
 

1. No tomar ningún riesgo financiero

 
Durante más de medio siglo, el mundo y las compañías de Shing han tenido que enfrentarse a multiples crisis y cambios. Sin embargo, en ningún momento sus empresas han estado en problemas financiero. El empresario de Hong Kong cuenta que desde su niñez tuvo que emplearse a ahorrar cualquier céntimo para sobrevivir, y que siguió actuando de la misma forma con sus empresas. No gasta nada que no sea necesario. Solo se endeuda si es totalmente imprescindible y aun así se cubre las espaldas con otros mecanismos. Hasta hoy nunca a contratado una deuda personal. Su política es evitar cualquier riesgo financiero estudiando la situación y preparándose siempre para lo peor.
 
 

2. Tener una visión y unos objetivos claros

 
A pesar de que muchos afirman que el éxito de algunos empresarios se basa en parte en la suerte, Li Ka Shing afirma que lo único que realmente funciona es el trabajo y establecer objetivos claros. En dos de los momentos claves para el desarollo de su fortuna, el empresario asiático se fijó tales objetivos. Cuando empezó con las actividades inmobiliarias, anunció publicamente que su meta era adelantar la principal empresa del sector, que llevaba operando en Hong Kong más de un siglo. Lo consiguió en pocos años. Más adelante, compró Hutchinson porque estimó que se podía sacar una rentabilidad mucho mayor. De no haber sido esta empresa, habría sido otra, tenía claro que quería comprar una compañía multinacional que pudiese hacer más rentable.
Por eso siempre insiste en la importancia de tener una visión clara de sus metas y de fijarse objetivos precisos.
 

3. El conocimiento es el capital más valioso

 
Li Ka Shing empezó a trabajar muy joven para ayudar a su familia y no pudo acabar sus estudios. Sin embargo, nunca perdió una oportunidad de aprender. Durante toda su vida ha sido un lector insaciable. Tiene especial interés en toda la información económica en general y de su sector en particular. Piensa que los empresarios tienen que mantenerse siempre actualizados de las novedades, que es algo indispensable para el éxito. Y si nunca tuvo la oportunidad de terminar sus estudios, adquirió durante su vida unos conocimientos muy amplios basados en la experiencia de los negocios y en la lectura.
 

 4. Reputación: no vayas nunca en contra de tus principios

 
Para Li Ka Shing, los principios son algo muy importante. Varias veces en su larga vida empresarial tuvo que enfrentarse a tentaciones muy interesantes, que hubieran supuesto grandes beneficios, pero nunca renunció a sus principios. Opina que cumplir con los principios es lo que permite tener una reputación, y que esta última es fundamental para lograr cualquier cosa en los negocios.
 

5. Actuar en los momentos oportunos

 
Gran parte de la riqueza del empresario de Hong Kong viene de haber sabido tomar las decisiones de compra y venta en los momentos oportunos. Supo invertir en activos inmobiliarios cuando estaban infravalorados, y diversificó sus actividades cuando analizó que se estaba acercando la burbuja asiática. Muchos son los momentos en los cuales hizo grandes negocios por haber elegido bien el momento. Y todo viene por pensar y analizar con calma las tendencias del mercado. Como dice un refrán chino: "Si piensas, estarás preparado. Y si estás preparado, no tendrás preocupaciones."

Crear mi empresa