jueves, 22 de noviembre de 2012

Simples tips para comenzar a emprender


Sebastián Reyes es cofundador y director de innovación de Proaxis Consultores, y facilitador en asuntos de innovación y modelos de negocios. En esta columna -que te entregaremos en dos partes- enumera una serie de recomendaciones que él hubiese agradecido recibir cuando empezaba a emprender.

¿Dejaste tu trabajo y quieres empezar tu emprendimiento?
¿Estás estudiando y quieres emprender algo de alto valor?
Acá unos tips que espero te ayuden a cumplir tu sueño:
Busca un problema que te apasione. Sé el mejor en resolverlo:
En el mundo hay muchas cosas que están mal. Busca algo que realmente no te guste y resuélvelo. Considera si también hay muchas otras personas que necesitan de esa solución. Puede parecer tonto, pero enfócate en resolver un problema a la vez y trata de ser el mejor en todo el mundo.

Arma tu modelo de negocios actual. Pregúntate: ¿Qué pasa si…?:
La generación de modelos de negocios es una herramienta muy potente para innovar. Imprime el lienzo y aprende a utilizarlo.

¿Puedes explicar tu Modelo de Negocios en tres minutos? Debieras poder hacerlo en uno:
La mayoría de los programas de emprendimiento enseñan el famoso elevator pitch donde debes ser capaz de estructurar un discurso coherente que explique tu idea y seduzca a inversionistas. Presiónate, mejora y entrena para decirlo de forma más breve aún.

Asegura flujo de caja rápido y constante:
Cresta. Es el día 30 y tu facturación es 0. Al mes siguiente sigue siendo 0. Las cuentas no se pagarán solas. Es imprescindible que trates de ganar dinero de forma rápida y sustentable en el tiempo. No siempre puede ser así, sobre todo en emprendimientos donde existen etapas de desarrollo muy extensas. En ese caso, concéntrate en reducir esas etapas al mínimo.
Falla temprano y barato:
¿Nadie compra nuestra genial idea? El mejor momento para cometer errores es el día cero. Fracasaremos y nos equivocaremos, eso está garantizado. Pero falla lo más pronto posible, porque mientras más tiempo pase sin darte cuenta que el camino está errado, más caro te costará.

No sigas ciegamente a los gurúes:
Todos los días sale un nuevo gurú del emprendimiento y en Chile veneramos a los gurúes. Escucha y aprende de sus consejos, pero sólo lleva a la práctica los que te hacen sentido. Lo que funcionó para otros no tiene por qué servirte. La receta mágica no existe, debes crearla.

Invierte en imagen corporativa profesional:
Pastelero a tus pasteles: el mejor logo para tu empresa no es el que inventes tú. Busca a un buen diseñador freelance o una empresa de diseño, mira su portafolio y elige el que creas que puede plasmar tu visión de empresa. El diseñador no tiene por qué ser de tu país, considera sitios de crowdsourcing en diseño, como 99design.

Tu sitio web debe ser pegajoso:
Debe tener contenido. Si sólo tiene las secciones inicio, quienes somos, productos y contacto estás mal, muy mal. Entrega algo a tus visitantes: consejos, asesorías, noticias, opinión, datos, ofertas, descargas, demos. Pero entrega algo.

¿No hay plata? Canjea tus servicios por otros:
El intercambio es grandioso. Un panadero sin zapatos debe encontrar a un zapatero con hambre. Como emprendedor tienes algo de valor para otros, intercambia, sólo falta encontrar con quien. Needish funcionó para mí.

Usa los convencionalismos sociales a tu favor:
¿Para el gerente a quien quieres venderle tu idea es importante que vistas de terno y corbata?, pues ponte terno y corbata. Y lleva zapatillas para el regreso.

Crea negocios escalables:
¿Tu negocio puede enfrentar de forma efectiva un gran aumento de demanda? Los negocios escalables son aquellos donde el costo de atender a un cliente extra (o producir una unidad) disminuye en vez de mantenerse o subir. Un buen ejemplo es la creación de software, donde cada copia tiene un costo menor que la anterior. ¿Tu negocio no es de software?, entonces ¿cómo puedo crear un modelo de negocios que me permita hacerlo mas escalable.
Sé digital y respalda todo:
Lo único impreso que debes tener son tus tarjetas de presentación. Utiliza al máximo los medios digitales, es más barato. Los sistemas operativos y gadgets fallan. Lo más preciado son tus ideas, así que respalda todos tus archivos automáticamente cada semana ya sea en discos físicos o en la nube.
Adquiere una pizarra blanca:
Son los mejores $40 mil que puedes invertir en tu empresa. Te permite crear y visualizar tus ideas y las de tu equipo. Hartos post-it y plumones no vendrían mal también.
Prototipea y testea a escala. Evalúa, evalúa, evalúa:
Antes de lanzar tu nuevo producto, muestra un prototipo a algunos clientes de confianza. ¿Les gustó? incorpora sus sugerencias y lánzalo entonces. ¿La venta fue interesante? ¿Vale la pena rediseñarlo? Los números no mienten.
Planifica bien:
Considera los recursos (personas, cosas, dinero y tiempo) necesarios para llevar a cabo cada acción. Comúnmente se subvaloran y tu plan fracasa.
Ten siempre una carta bajo la manga:
¿Cuál es el siguiente producto o servicio que lanzarás? ¿Cuál es la nueva propuesta de valor para tus clientes? ¿Qué harás si este emprendimiento fracasa?
Únete a redes. Recuerda, todos odian a las sanguijuelas:
Comúnmente conozco empresarios que creen que formar redes es crear una especie de club donde pueden obtener cosas de otros. Cada uno piensa eso y la red se cae el poco tiempo. Sé mejor, comparte.
Calma con los eventos. Entrega dos tarjetas de presentación:
Los eventos son primordiales para ampliar nuestras redes. Entrega dos tarjetas a quienes conoces, una para él y la otra para que te recomiende. Pero si no estás avanzando en tu emprendimiento por asistir a tanto evento y charla, preocúpate… ¡Debes sentarte a trabajar!
Twitter y Linkedin para los negocios:
Simple y claro.
Dos cabezas piensan más que una. Crea tu equipo:
Emprender se trata de equipos. Busca socios que complementen tus capacidades. Francisca Varela lo explica mejor.
¡No tengas miedo de contar tu idea!:
Tenemos la tendencia a sobrevalorar nuestras ideas, y a nadie le importa tu idea. Debes ser el primer interesado en que todo el mundo la conozca.
¡No tengas miedo de hablar de dinero!:
En Chile es feo hablar de plata. Tu facturación no es la fórmula de Coca-Cola. Conocer el tamaño de las empresas es una forma de saber con quién estás negociando y qué le puedes o no exigir.
Las vueltas son las que dejan:
No conseguirás mucho sentado en el computador enviando e-mails. Hacer negocios es una actividad de personas. Cultiva la forma en que te comunicas y relacionas con otros.
Los subsidios y premios son sólo una ayuda:
Los subsidios estatales al emprendimiento son una gran ayuda, pero tu negocio no puede depender de ellos para sobrevivir.
Finalmente, haz que tu cliente vea tu Propuesta de Valor:
Nunca dejes que tu cliente confunda tus actividades clave (lo que haces), con tu Propuesta de Valor (valor que le entregas). Es tu responsabilidad.
Sebastián Reyes
sebastian@proaxis.cl
@SebaReyesA
www.proaxis.cl