viernes, 30 de septiembre de 2011

7 trucos para que nuestra web venda

A menudo me encuentro con pequeñas empresas (y no tan pequeñas) y autónomos que siguen anclados en la vetusta idea de que una página web es algo estático, una especie de tarjeta de presentación en Internet y poco más.
Sin duda tener una web es un presentación al mundo online, siempre que alguien la visite, claro está. Es igual que tener una caja de tarjetas en el cajón del escritorio. De nada sirven si no se entregan a potenciales clientes y contactos. Una página web sin visitas en tirar el dinero, pagar a una empresa por un trabajo que no nos reportará ningún beneficio.
Antaño nos preocupaba que la imagen online de nuestro negocio tuviera un diseño atractivo, con fotos de las instalaciones y nuestros productos, y con una explicación de lo que hacíamos y poco más. Y nos dábamos el gusto de poner la URL en las tarjetas y enviar correos electrónicos a nuestros clientes para que la vieran. Algunos, además se atrevían a hacer un mailing masivo a toda dirección electrónica que encontrara; una actividad inútil además de peligrosa, ya que el correo electrónico no deseado o spam está castigado con fuertes multas por la Agencia Española de Protección de Datos.
Una página web tiene que ser una forma de llegar a nuevos clientes y proveedores, no un mero escaparate que nadie visita. Lo importante no es que quede bien, es que genere tráfico y, por tanto, ventas. Lo fundamental es el SEO (Search Engine Optimimization) y no el diseño, la usabilidad antes que bonitas presentaciones en flash. El SEO no es más que una serie de técnicas y actividades que hacen que una página web se sitúe en las primeras posiciones de los buscadores (fundamentalmente Google) para determinadas palabras o keywords de búsqueda.
Los pequeños empresarios no tenemos dinero para contratar a expertos en la materia, por lo que debemos aprender nosotros mismos las claves del SEO. No se crea que el informático que le hace la web le hará el trabajo; salvo que se lo presupueste aparte, el SEO no suele venir incluido. Además cada negocio tiene sus peculiaridades en cuanto a posicionamiento, que usted debe conocer.

Claves del posicionamiento de una web

Lo primero deciros que no soy, ni mucho menos, un experto en el tema. Sin embargo, mi experiencia me ha dado una serie de conocimientos y herramientas que creo serán útiles para un empresario que desea contratar una web o mejorar el posicionamiento de la que ya tiene. Veamos los puntos básicos a tener en cuenta:

  1. Palabras clave: hay que determinar qué palabras o frases son las que utilizan nuestros potenciales clientes al buscar en Google nuestros productos o servicios. Si vendemos coches de segunda mano, por ejemplo, hay que saber si se busca más la frase “coches baratos” o “coches económicos”, “coches de segunda mano” o “coches usados”. La herramienta de Google Adwords nos será de gran utilidad. Con una consulta por búsquedas exactas (gente que en un mes escribe en Google la frase idéntica), resulta que “coches baratos” se busca 27.100 veces al mes y “coches económicos” con y sin acento sólo 916 veces.
  2. Seleccionar una URL que contenga el keyword de referencia más buscado. Por ejemplo, es mucho mejor www.cochesbaratosmiguel.com que www.compraventamiguel.com. Si bien cada vez tiene menos importancia en el SEO la URL, no es menos cierto que influye, y mucho.
  3. Confeccionar al html básico de cada página de la web, optimizando cada una para uno keywords distintos. Lo que tenemos que tener en cuenta es que cada URL tiene unos metatags llamados title (título que aparece en la pestaña superior del navegador y es el título de la web que aparece en las búsquedas de Google), description (una descripción para los buscadores, que aparece debajo del título en las búsquedas) y unos keywords (palabras o frases indicativas del contenido de la web, que el robot de Google sabe leer). Después pasaremos esta información al programador. Para ver esta información de cualquier web, presiona el botón derecho del ratón y selecciona “ver código fuente”
  4. Diseñar la arquitectura interna de la web para que se adapte a la estrategia de SEO. En el ejemplo, podríamos estructurar las URL primero por provincias, después por modelos. Así tendríamos estructuras del tipo www.cochesbaratosmiguel.com/madrid/audi; es vital una buena arquitectura para obtener un posicionamiento adecuado desde el primer momento. El programador debería podernos ayudar en este aspecto.
  5. Negocio y linking interno: los enlaces internos dan mucha información a los robots de los buscadores. Si una determinada URL tiene muchos enlaces de otras URL de la propia web, se entiende que la receptora tiene más importancia que otras. Pensemos que en toda la web se tiene que enlazar una o dos páginas de negocio (formulario de contratación o el buscador de ofertas de coches, en nuestro caso). La web se hace para vender, no lo olvidemos.
  6. Buen contenido y linking externo: nuestro escaparate virtual tiene que tener texto informativo útil para el visitante; la calidad del contenido es ahora muy valorada por Google. Nada de faltas ni textos mecánicos, enriquezcamos nuestra web con información verdaderamente interesante para el usuario. Ello hará que otras webs y blogs nos enlacen desde fuera (y para Google esto significa un voto independiente y mejora nuestra posición). Si tenemos un poco de tiempo, vale la pena tener un blog en la web para ir colocando noticias del sector y consejos.
  7. Buen uso de las redes sociales. Un botón de “me gusta” para Facebook, uno de Twitter y otro de Google + son imprescindibles, al igual que crear perfiles de la empresa en estas redes sociales. Hay que hablar con nuestros potenciales clientes, no sólo vender.
Internet es un magnífico escaparate de venta, y tenemos que aprender a utilizar los recursos que tenemos a nuestra disposición para que los clientes potenciales nos encuentren en ella. Las webs sin un buen posicionamiento (SEO) no sirven para nada.

Un artículo publicado en Gestión Pyme