martes, 15 de marzo de 2011

No crea el cuento que podrá enriquecerse de la noche a la mañana

“No todo aquello que encontramos en Internet es fiable o de buena calidad”
En 1998, cuando apenas iniciaba a aventurar en la telaraña mundial de computadores, Internet, empecé a descubrir que este nuevo medio de comunicación me ofrecía una cantidad ilimitada de información que me permitiría establecer una presencia no solamente efectiva, sino también lucrativa en la Red.

Dediqué innumerables horas frente al computador investigando y desenredando la telaraña de computadores en busca de todo tipo de información sobre mercadeo electrónico, en especial sobre aquellas herramientas y técnicas utilizadas en este nuevo medio y sobre la forma de crear una forma legítima e innovadora de generar ingresos económicos en la Red.

Encontré todo tipo de información en el web, me suscribí a centenares de boletines electrónicos, exploré los grupos de discusión, descubrí las potencialidades del correo electrónico al igual que las demás facetas que Internet nos ofrece (usenet, newsgroups, gopher, archie, irc, www, etcétera.). Me suscribí a varias revistas tradicionales (impresas) sobre el mundo de las computadoras, Internet y específicamente sobre el comercio electrónico.

Lo que no conseguía gratuitamente, lo compraba. En fin, tuve una cantidad de información en mis manos que he digerido, implementado, probado y perfeccionado…


De la misma forma como he logrado abstraer material cargado con valiosa información, también es importante que usted esté al tanto de que no todo aquello que encontramos en la Red es de buena calidad o proviene de fuentes confiables. Hay que ser selectivos y aprender a clasificar. Es fácil caer en la cadena de quienes inocentemente son engañados por personas inescrupulosas que los hacen creer que con inversiones mínimas en dinero y tiempo lograrán convertirse en millonarios a través de Internet.

Esta es quizás la primera razón del fracaso tanto en el mundo real como en el mundo en-línea. Hacer dinero es sencillo, pero para lograrlo se necesita trabajar por ello. Un negocio exitoso no se construye de la noche a la mañana. Si alguien le dice que le puede enseñar a generar sumas exhorbitantes de dinero sin trabajo duro, corra tan rápido como pueda y asegúrese de traer consigo la chequera. Lo más probable es que esté intentando estafarle.

Esta mentalidad de ‘hacerse rico rápido’ es bastante popular en la Red. La verdad, no hay forma que una persona promedio lo pueda lograr. No se deje atrapar en esta mentira, lo único que logrará es posponer la llegada del verdadero éxito. Ahórrese tiempo, dinero y penas aceptando el hecho que las cosas no vienen gratis. No estoy seguro por qué este modelo de ‘hacerse rico rápido’ tiene tantos adeptos en Internet. Lo que sí sé, es que no hay secretos para hacer dinero en-línea. Con perseverancia y trabajo duro cualquiera lo puede hacer.

Un artículo publicado en Mercadeo Global

“No todo aquello que encontramos en Internet es fiable o de buena calidad”
En 1998, cuando apenas iniciaba a aventurar en la telaraña mundial de computadores, Internet, empecé a descubrir que este nuevo medio de comunicación me ofrecía una cantidad ilimitada de información que me permitiría establecer una presencia no solamente efectiva, sino también lucrativa en la Red.

Dediqué innumerables horas frente al computador investigando y desenredando la telaraña de computadores en busca de todo tipo de información sobre mercadeo electrónico, en especial sobre aquellas herramientas y técnicas utilizadas en este nuevo medio y sobre la forma de crear una forma legítima e innovadora de generar ingresos económicos en la Red.

Encontré todo tipo de información en el web, me suscribí a centenares de boletines electrónicos, exploré los grupos de discusión, descubrí las potencialidades del correo electrónico al igual que las demás facetas que Internet nos ofrece (usenet, newsgroups, gopher, archie, irc, www, etcétera.). Me suscribí a varias revistas tradicionales (impresas) sobre el mundo de las computadoras, Internet y específicamente sobre el comercio electrónico.

Lo que no conseguía gratuitamente, lo compraba. En fin, tuve una cantidad de información en mis manos que he digerido, implementado, probado y perfeccionado…

De la misma forma como he logrado abstraer material cargado con valiosa información, también es importante que usted esté al tanto de que no todo aquello que encontramos en la Red es de buena calidad o proviene de fuentes confiables. Hay que ser selectivos y aprender a clasificar. Es fácil caer en la cadena de quienes inocentemente son engañados por personas inescrupulosas que los hacen creer que con inversiones mínimas en dinero y tiempo lograrán convertirse en millonarios a través de Internet.

Esta es quizás la primera razón del fracaso tanto en el mundo real como en el mundo en-línea. Hacer dinero es sencillo, pero para lograrlo se necesita trabajar por ello. Un negocio exitoso no se construye de la noche a la mañana. Si alguien le dice que le puede enseñar a generar sumas exhorbitantes de dinero sin trabajo duro, corra tan rápido como pueda y asegúrese de traer consigo la chequera. Lo más probable es que esté intentando estafarle.

Esta mentalidad de ‘hacerse rico rápido’ es bastante popular en la Red. La verdad, no hay forma que una persona promedio lo pueda lograr. No se deje atrapar en esta mentira, lo único que logrará es posponer la llegada del verdadero éxito. Ahórrese tiempo, dinero y penas aceptando el hecho que las cosas no vienen gratis. No estoy seguro por qué este modelo de ‘hacerse rico rápido’ tiene tantos adeptos en Internet. Lo que sí sé, es que no hay secretos para hacer dinero en-línea. Con perseverancia y trabajo duro cualquiera lo puede hacer.

Un artículo publicado en Mercadeo Global