jueves, 23 de marzo de 2017

Porque amo los problemas y, tú tambien deberías

A finales de 2013, Jason Kottke, uno de los bloggers más veteranos, dijo en uno de sus artículos (The blog is dead, long live the blgo) que había muchas razones para pensar que el formato blog estaba muerto. A la vista de mis estadísticas de tráfico de aquella época yo mismo, que considero que todavía hay muchas razones para tener un blog, llegué a pensar que eso era cierto.


Por aquella época (2013), llevaba tiempo optimizando Blogpocket y  llevé a cabo muchos cambios con el fin de invertir esa caída en visitas evidente. Blogpocket era una víctima más de las políticas de Google: un viejo blog al que se le notaban las marcas del tiempo.
Pero como te explico a continuación me dí cuenta, poco a poco, de que esa no era la única razón. Mi blog sufría algunos problemas que todavía faltaban por resolver.
¿Qué es lo más interesante de todo? Que cuando apliqué una serie de acciones, la tendencia negativa se invirtió. Eso fue justamente durante 2014.

A día de hoy, vivimos otros problemas muy diferentes, como por ejemplo la necesidad de adaptarse al creciente uso de dispositivos móviles. 

A continuación, te resumo cuáles eran aquellos problemas fundamentales que tenía mi blog en 2013 y aquellos que al corregirse provocaron un cambio drástico positivo en su funcionamiento.
  • Caos en la lectura de información. Me di cuenta de que, para un blogger, leer es mucho más importante que escribir. Jason Kottke apunta una posible razón: la dispersión informativa probablemente debida a la proliferación de medios y plataformas. Las causas son diversas: principalmente, las redes sociales, pero también los dispositivos móviles dando lugar a apps que roban el espacio a los blogs. El tiempo también, que es escaso, y más en estos tiempos convulsos.
  • No compartir bien la información en redes sociales. Es muy complicado leer información, publicar contenidos y compartir en redes sociales, todos los días, si no estás organizado.
  • Tener pocos seguidores en redes sociales. Este es un factor vital, hoy en día si quieres que tu blog tenga visitas. Sobre todo, y por este orden, hay que tratar de incrementar tu comunidad de seguidores en Twitter, Google+ y Facebook.
  • No atraer adecuadamente la atención. Todos los estudios, realizados alrededor de las formas de aumentar el compromiso de tus seguidores hacia tu actividad online, indican la importancia de añadir elementos visuales en tus publicaciones. Un tweet con una imagen tendrá más retweets, favs y clics que uno sin ella. El copywriting (o escritura persuasiva) es otro de los factores que influyen a la hora de que tus seguidores interactúen.
  • No tener una newsletter. La mayoría de los bloggers, si acaso, nos hemos limitado a enviar las actualizaciones del blog, a partir del feed RSS, por e-mail a nuestra lista de suscriptores. Sin embargo, el uso del e-mail como herramienta de marketing da también mucho juego al blogger para enganchar a su audiencia.
  • Publicar mucho y mal. También me di cuenta de que es mejor publicar menos y bien que mucho y mal. Una vez que el breaking news y el minipost se trasladó a las redes sociales y a Tumblr, nos quedamos en los blogs con la reflexión y el contenido más profundo.
  • No preocuparse del SEO. Otro de mis descubrimientos es que el SEO no solo sirve para que Google te trate bien sino para organizar tu blog y a que funcione perfectamente engrasado. Subestimar las virtudes del SEO es uno de los grandes errores que se pueden cometer.
  • No ver tu blog como una marca. Un blog puede ser muchas cosas, pero lo que se debe tener claro es que es la causa por la que luchas, como dice Risto Mejide en “Urbrands”: ¿Qué tienes tú que no tengan otros para luchar contra ella? Encontrar dicha causa, la única y la más grande, debe ser tu principal objetivo.
¡Ahora sabes por qué me gustan los problemas! En un blog, si los resuelves, pasas cuando menos a tener más visitas. ¿Y quién no quiere más audiencia que lea o vea tus contenidos?