viernes, 1 de abril de 2016

El poder de los microinfluencers es mayor de lo que se pensaba

Los influencers son una herramienta cada vez más empleada en marketing, y de hecho, el 86% de las empresas ya tiene puesta en marcha una estrategia que los incluye o espera hacerlo próximamente. Al fin y al cabo, estos youtubers, blogueros y "figuras" de las redes sociales cuentan con una amplia red de seguidores que confían en sus opiniones y están dispuestos a probar aquello que recomiendan.
Y a la hora de buscar al influencer perfecto para una campaña, los marketeros suelen centrarse en el número de seguidores del influencer en cuestión, dando por supuesto que eso les dará acceso a una audiencia más amplia, y que por lo tanto será más eficaz. Sin embargo, puede que la influencia de compra sea mayor entre influencers a priori menos populares.
Así lo revela un estudio de Wharton School y Keller Fay Group, que muestra como estos usuarios suponen un canal creible y de confianza que tiene un impacto real en las decisiones de compra de los consumidores. Se trata de personas que no son celebrities tradicionales, ni se caracterizan por su fama y número de seguidores en redes sociales, sino que son individuos muy especializados en algún tema, que realmente les apasiona y que conocen muy bien, y que por eso son vistos como auténticos y se siguen a rajatabla sus recomendaciones sobre qué se debe comprar. Son, a fin de cuentas, expertos en la materia, que no solo hacen sus recomendaciones online, sino también en su día a día.

Uno de los hallazgos más interesantes del estudio es que que estos microinfluencers tienen 22.2 veces más conversaciones semanales sobre productos y recomendaciones de compra que el consumidor medio. Además, el 82% de los encuestados aseguraron ser proclives a seguir una recomendación hecha por un microinfluencer, lo que muestra que su poder es mucho mayor de lo que se pensaba.
Además, estos expertos o fanáticos de algún tema en concreto no solo tienen más conversaciones sobre productos, sino que también son más directos en sus recomendaciones, y el 74% anima a los demás a probar o comprar algo (frente al 66% de los consumidores generales). Por otro lado, la mayoría de las recomendaciones de compra las hacen cara a cara, lo que multiplica su eficacia.
Según los encuestados, estos microinfluencers tenían una influencia mayor que la del boca a boca tradicional, ya que se considera que estos expertos son más creibles que una persona media, con más conocimientos, y que explican mejor para qué sirve un producto o cómo de sebe usar.
Una oportunidad que no se está aprovechando
Como explican desde Keller Fay Group: "Muchos marketeros intentan usar a celebrities como su solución de marketing de influencers, pero están perdiendo una oportunidad mucho mayor. Nuestra investigación muestra que los influencers "de la vida real" que sienten pasión por aquello que recomiendan tienen muchas más conversaciones sobre compras y los consumidores son más proclives a seguir sus recomendaciones".
Y es que la importancia del marketing de influencers ha llevado a las marcas a cuestionarse cómo impacta exactamente el boca a boca según el tipo de consumidor que haga la recomendación. El estudio desvela así quién tiene mayor influencia y por qué, lo que es una herramienta clave para que los marketeros saquen provecho de esta oportunidad aún por explotar.
Hacen hincapié, además, de que con Internet, todo el mundo puede dar su opinión sobre lo que sea. Por eso lo verdaderamente importante es descubrir qué recomendaciones son vistas como más creibles. Y la conclusión es que, para los consumidores, las recomendaciones más influyentes en redes sociales son las de aquella gente que es también vista como influyente en la vida real, debido a su experiencia y pasión por la temática de la que suele hablar.