lunes, 30 de noviembre de 2015

7 maneras de caminar (sin caerse) por la “cuerda floja” del marketing de contenidos

Quienes practican el noble del arte del marketing de contenidos son una suerte de funambulistas que caminan constantemente sobre la cuerda floja. ¿No es, al fin y al cabo, un auténtico ejercicio de funambulismo conciliar el “autobombo” puro y duro con la calidad (y utilidad) del contenido ofrecido a la audiencia?

Hacer marketing de contenidos es sinónimo de hacer equilibrismo y estar condenado a caminar eternamente sobre la cuerda floja. Hay, sin embargo, algunas maneras, de caminar sobre esa cuerda floja con éxito. Insigths in Marketing las disecciona a continuación en esta infografía:
1. Refleje los valores de su marca
La clave para que el contenido se convierta en un auténtico imán para los “shares” es echar mano de temas que sean suficientemente interesantes para la audiencia pero que refuercen al mismo tiempo la autenticidad y la credibilidad de la marca que está detrás.

2. Fabrique contenido inspiracional y educativo
Al consumidor le encante que le inspiren y que le eduquen. Y si nuestro contenido se las ingenia para hacer ambas cosas a la vez tiene muchas papeletas para convertirse en caballo ganador. Cuanto más aprenda la audiencia con nuestro contenido, más confiará en él y más lo compartirá.
3. Sea original
En el universo del marketing de contenidos es tremendamente fácil ahogarse entre tanto ruido. Utilizar fotos de bancos de imágenes y gráficos “robados” a terceros dejará “mudos” casi con toda seguridad a nuestros contenidos. Cada vez que alumbremos nuevo contenido, no no debemos dejar de lado una triste realidad: que cuando la audiencia se tope con él habrá leído probablemente ya entre 10 y 20 piezas de contenido sobre el mismo tema.
Publicidad
4. Muestra sus fuentes
Las fuentes son importantísimas para dotar de credibilidad a una pieza de contenido No mostrar nuestras fuentes nos puede costar una cita en medio de comunicación y, lo peor, nos puede costar la credibilidad de la audiencia. Casi la mitad de los consumidores confiesa que la credibilidad se va al garete cuando una pieza de contenido utiliza información que no puede verificarse mediante fuentes externas.
5. Gánese la atención de la audiencia
Es vital que la audiencia comparta de manera orgánica nuestro contenido porque eso no hace sino añadirle credibilidad. Según Nielsen, los “medios ganados” son con muchísima diferencia los medios que más confianza generan, gracias en gran parte a que el 84% de los consumidores confían en las recomendaciones boca a boca.
6. Añada “piernas” a sus contenidos
Distribuir nuestro contenido en varias plataformas simultáneamente es una gran manera de prender la mecha de la conversación. Eso sí, es importante que el contenido compartido sea de carácter positivo. De acuerdo con un informe de Jonah Berger, la gente prefiere compartir contenido que es portador de buenas noticias a contenido negativo o pesimista.
7. Evite el “autobombo”
No todas y cada una de las piezas de contenido que alumbramos necesitan tener el logo de nuestra marca pegado como una lapa. No todos y cada uno de los tuits que publicamos en Twitter necesitan incluir un link a nuestra última promoción. Mencionar un producto o un servicio, aunque sea brevísimamente, en una pieza de contenido reduce la confianza en el mismo en un 33%.