martes, 11 de febrero de 2014

Algunas razones para que una empresa no crezca

Pese a que el mantra que prevalece entre empresas es “más grande es mejor”, mantener la dimensión de nuestro negocio, en no pocas ocasiones, puede ser mejor para la empresa. Cada propietario o accionista de un negocio define el éxito de manera diferente, y no todos sienten la necesidad de crecer si eso lleva aparejado aumentar la financiación, atender a más clientes o contratar a más empleados. Algunos han encontrado que ser más pequeño que no es conformarse con menos, se trata de la construcción de la empresa – y la vida – que quieren.
Mantener una dimensión reducida puede mejorar su cuenta de resultados y su estado de ánimo. He aquí por qué.

Nos podemos desviar del propósito de su empresa.


El crecimiento puede obligar a una empresa a ceder en su propósito fundamental y la pasión del emprendedor. “Tener a tantos clientes como sea posible no es la meta para todos los negocios”.
Por ejemplo la implantación de un turno de noche puede romper la misión de una organización que quiere que sus empleados no estén lejos de sus familias y socava su misión de facilitar la vida personal.

La expansión es cara.


Desarrollar un negocio a un nivel superior casi siempre requiere una mayor inversión: nuevas instalaciones, equipamientos, empleados adicionales. Y puede sorprendernos el descubrir que las versiones más grandes de las empresas no producen necesariamente mayores rendimientos.

Perder de vista lo que te gusta hacer.


El crecimiento puede desplazar las responsabilidades del fundador hacia tareas administrativas yllevarle lejos de la pasión con la que inició el negocio. La construcción de una máquina más grande puede requerir sacrificar el trabajo que deseamos con el fin de centrarse en las tareas de desarrollo del negocio.

Evitamos deudas inmanejables


No todo emprendedor quiere pedir prestado el dinero necesario para inversiones. Para crecer tenemos que asumir más riesgos, como endeudarnos o invertir más capital. Un crecimiento demasiado rápido es una de las razones que muchas empresas desaparecen, porque se quedan sin dinero en efectivo (cash flow).

Deseamos controlar el horario


Muchas personas emprenden porque, además de pagar las cuentas, les permite la libertad de vivir como ellos quieren. Es más fácil mantener el control de su horario y su vida en empresas de dimensiones pequeñas.

No queremos gestionar personas


La contratación puede ser un importante elemento de disuasión de crecimiento para los empresarios. La mayoría de propietarios de pequeñas empresas no quieren ser más grandes porque encuentran que el tener más empleados simplemente aumenta la cantidad de trabajo que tienen que hacer, y para ello tenemos que incorporar personas y en ocasiones no somos buenos liderándolas o motivándolas. La delegación puede ser un desafío.
Seguro que hay más razones que invitan a mantener un tamaño manejable de organización, pero aquí las principales.