miércoles, 11 de diciembre de 2013

Liberar el espíritu emprendedor

Ser su propio jefe es la aspiración de muchos europeos, concretamente, de cuatro de cada diez personas. La independencia personal, mayores ingresos y la libertad de elegir el lugar y tiempo dedicado al trabajo son perspectivas que se antojan muy atractivas para millones de emprendedores en potencia que se plantean la posibilidad de convertirse en su propio jefe.

No obstante, también son muchos los que refrenan este deseo por el miedo al fracaso y a la quiebra, así como al riesgo de tener rentas irregulares. Este factor de miedo es el causante del descenso de un 20% en la cantidad de personas que han empezado a trabajar por cuenta propia en los últimos tres años, sobre todo por las actuales condiciones económicas. Sin embargo, la Comisión Europea tiene la esperanza de cambiar esta situación por medio del Plan de Acción Europeo sobre la Iniciativa Empresarial, cuyo cometido es volver a crear crecimiento y empleo en Europa. Al 37% de los europeos les gustaría ser su propio jefe. Si se aprovechara este potencial, podrían añadirse millones de nuevas empresas a los casi veintiún millones de pequeñas y medianas empresas (PYME) que existen en la UE. 

La finalidad de este plan de acción consiste en prestar apoyo a emprendedores, eliminar obstáculos y, quizás, cambiar radicalmente la cultura empresarial en Europa. Algunas de las medidas específicas incluidas son reducir la cantidad de tiempo necesario para constituir una empresa y prestar ayuda a emprendedores prometedores que sean jóvenes, mujeres, mayores, inmigrantes y desempleados. 


Además, se prevé incluir formación sobre iniciativa empresarial en los planes de estudios escolares, donde se cree que podría propiciar un incremento en el número de empresas nuevas. Según una encuesta del Eurobarómetro, entre un 15% y un 20% de los estudiantes que participan en programas de mini empresas en la educación secundaria crean posteriormente su propia empresa, una cifra que equivale a entre tres y cinco veces la de la población en general. El espíritu emprendedor en la enseñanza superior puede fomentar la creación de empresas de alta tecnología y alto crecimiento mediante el apoyo de los ecosistemas empresariales, las asociaciones y alianzas industriales. 

Otros hallazgos derivados de la encuesta son que los hombres (42%) y los jóvenes (45%) están más interesados en establecerse por cuenta propia que las mujeres (33%) y los mayores (36%). Por lo que se refiere a países, Lituania (52%) y Grecia (50%) tienen las poblaciones más interesadas en trabajar por cuenta propia, una opción que resulta menos popular en Suecia (22%), Finlandia (24%), Dinamarca (28%) y Eslovenia (28%). 

Para que una empresa nueva cuaje, tan importante es empezar por una idea adecuada como disponer de la financiación necesaria. Otros factores importantes son contar con los socios comerciales apropiados, estar motivado por modelos de referencia, cubrir una necesidad social o ecológica urgente y estar insatisfecho con la situación laboral anterior. 

Antonio Tajani, Vicepresidente de la Comisión Europea, declaró: "Más emprendedores significa más empleos, más innovación y más competitividad. Convertirse en emprendedor y convertir los proyectos en realidad requiere mucho riesgo personal y esfuerzo. Los emprendedores son los héroes de nuestro tiempo. El espíritu emprendedor es también el más potente motor del crecimiento en la historia económica. Por lo tanto, queremos que el espíritu emprendedor se convierta en una perspectiva accesible y atractiva para los ciudadanos europeos. Este es el mensaje clave de nuestro plan de acción. Si somos capaces de liberar el potencial empresarial europeo, podremos reactivar el crecimiento en Europa". 

CORDIS: Servicio de Información en I+D Comunitario