jueves, 22 de agosto de 2013

El éxito vs el fracaso de los Emprendedores

Siempre he creído que la suerte juega un papel definitivo en el éxito o el fracaso del proyecto del emprendedor, y durante los años la experiencia no ha hecho más que confirmármelo.
Sin embargo, revisando algunos casos recientes me doy cuenta que en realidad la única razón por la que el proyecto que fracasó pudo haber salido bien era, precisamente, la suerte. Es decir, que el emprendedor de turno se había puesto en las manos de la diosa Fortuna esperando que ella acudiese en su auxilio y convirtiese su Startup en un éxito.
Quedarse a merced de la suerte es una mala elección, pues la suerte es perezosa. Trabaja poco, y el poco tiempo que dedica a trabajar no lo gasta con los emprendedores, sino con los partidos políticos. Por eso, lo más recomendable es dejar que la suerte siga su curso y tomar las riendas de tu empresa. Y el mejor ingrediente para conseguirlo es la formación.
Analizando motivos de fracaso empresarial uno de se da cuenta de que en no pocas ocasiones subyace un desconocimiento de cuestiones básicas de gestión empresarial, como por ejemplo la gestión del circulante, las políticas de contratación, la legislación mercantil o las nuevas técnicas de comercialización.

Alguna vez me han preguntado si un MBA (Master in Business Administration) es un programa recomendable para un emprendedor. Yo siempre digo que si bien el título en sí no será muy útil al emprendedor si finalmente se dedica a su propia empresa, sí que es cierto que la formación recibida será esencial para su futuro. No en vano en los Estados Unidos un buen porcentaje de los graduados en escuela de negocios que salen con su MBA se dedican a montar su propia empresa.
En un MBA se adquiere durante un año conocimientos de gestión empresarial. Y cuanto más énfasis se haga en el aspecto práctico, mejor.
¿Qué tipo de conocimientos son esenciales para el emprendedor? Varios. En primer lugar las finanzas (ojo, esto es distinto de la financiación, o la capacidad de conseguir fondos para la empresa). Me refiero a la gestión financiera una vez que la empresa dispone de capital para operar. En segundo lugar, la gestión comercial y el marketing. Luego los recursos humanos, la logística y la producción. Y por último, lógicamente, la estrategia.
Sin embargo hace poco he tenido conocimiento de un MBA que centrado no sólo en el aspecto práctico de la gestión empresarial, sino además en las habilidades directivas, y aquí sí que conviene destacar la importancia esencial que este tema tiene en el mundo del emprendimiento. Para el emprendedor, la clave no es ya saber hacer las cosas, sino interiorizar unas prácticas que, dada cualquier situación, le lleven a tomar la decisión correcta.
El programa del que estoy hablando es el Magister en Gestión Empresarial de la Universidad Complutense de Madrid, la Universidad más prestigiosa de España según todas las encuestas. El título es online, por lo que se ajusta perfectamente a la disponibilidad de tiempo de los emprendedores, y os animo a que os informéis en la página de la Complutense.
Considerad esta posibilidad, pues es el intangible más valioso en el que podéis invertir como emprendedores. No quedéis a merced de la suerte.