lunes, 27 de agosto de 2012

Las 3 P del Emprendedor Exitoso

En el perfil de la persona emprendedora de éxito destacan 3 características muy marcadas que la diferencian del resto de emprendedores. Todos conocemos casos de emprendedores que todo lo que tocan lo convierten en oro y eso es debido a las 3 P del éxito.
¿Qué diferencia hay entre un emprendedor cualquiera y un “midas”? ¿No basta con tener un perfil claramente definido como emprendedor para tener éxito? Evidentemente no. Si queremos triunfar como emprendedores hay 3 puntos clave que son determinantes:

1. Pasión

Este es el punto más importante. ¿Por qué? El motivo es sencillo: sin pasión por lo que hacemos es difícil aguantar. Podemos estar motivados y hacer algo para ganar dinero sin importar cuál sea la actividad, pero cuando los resultados tardan en llegar la motivación se pierde y lo que nos parecía buena idea deja de parecerla. Sin embargo, cuando lo que nos mueve es la pasión por lo que hacemos no importa cuánto tiempo tardemos en llegar a nuestro objetivo. La pasión es el motor de los emprendedores de éxito y saben que su motor es difícil que les falle.

2. Perseverancia

En los momentos duros tenemos 2 opciones: seguir adelante o tirar la toalla. Tirar la toalla es terriblemente fácil, seguir adelante es muy complicado. A veces el tener nuestros objetivos claros y tener un plan de acción no es suficiente, porque cuando las cosas se tuercen es normal que el desánimo nos invada. Los emprendedores de éxito saben que la perseverancia es el mejor aliado para los momentos difíciles. Dicen que Edison fracasó 9.999 veces antes de conseguir que la bombilla funcionase, por lo que su perseverancia le condujo hasta el éxito.

3. Paciencia

Hay que saber cuándo es cuestión de paciencia y cuando es cuestión de reenfocar nuestros objetivos o darnos cuenta de que hemos fracasado. Si vemos resultados pero las cosas cuestan es cuestión de paciencia, si las cosas cuestan y no vemos ningún resultado es que no vamos por buen camino. Muchos emprendedores fracasan cuando no consiguen resultados de forma rápida y no saben que hay proyectos que tardan años en consolidarse y triunfar. Antes de tirar la toalla asegúrate de que has dado todo lo que tenías que dar para que tu proyecto funcionase. Si lo has dado todo pero no ha funcionado pues a otra cosa.
Recuerda que el fracaso también es un camino hacia el éxito y que no has de verlo como algo malo. Un fracaso no es algo negativo ni avergonzante, es una situación de la que aprendemos y podemos sacar mucha información a nuestro favor. Edison no hubiese aprendido a hacer la bombilla perfecta si antes no hubiese aprendido 9.999 formas de no hacerla.

Un artículo escrito por Victor Martin