lunes, 30 de abril de 2012

Rompe tus grilletes o esposas de oro, haz realidad tus sueños

¿Te has puesto a pensar qué es lo que estás haciendo con tu vida? ¿te sientes feliz con tu trabajo o con la manera que ganas dinero?
Antes de seguir leyendo este artículo por que no reflexionas por 30 segundos si te sientes feliz con lo que haces, con tu trabajo. No te sugiero que pienses si estás ganando dinero sino que pienses si eres feliz con lo que estás haciendo.
No se cual será tu caso pero muchos tal vez concluyan que no se sienten felices con lo que hacen pero a pesar de ello no hacen ningún cambio por hacer realidad sus sueños por que tal vez están ganando suficiente dinero o les da miedo arriesgarse y perder el poco dinero que pueden estar ganando en ese trabajo que los hace miserables.
Se encuentran en una “zona de confort” donde moverse les causa mucho esfuerzo dado que finalmente tienen dinero … no importa si se sienten miserables con lo que hacen, al final se consuelan con seguir soñando lo que podrían ser y sin darse cuenta, en algún momento de sus vidas, más viejos, ya no pensaran en lo que “podrían hacer” sino en lo “podrían haber hecho si se hubieran atrevido”.
En Búsqueda de un Sueño
Ese era el caso de Frank Yeung un empleado del banco de inversión Goldman Sachs, con una maestría en Oxford University y de quien se podría haber dicho que era un profesional exitoso que le iba bien en su vida. El gran problema era que Frank Yeung NO ERA FELIZ.
Frank recién empezaba y a pesar de ello ganaba mucho dinero pero un día comenzó a ver a su alrededor a otros empleados más viejos de Goldman Sachs que ganaban mucho más dinero que él. Frank sabía que podría a llegar a ser como ellos y ganar aún mucho más dinero de lo que ganaba ahora.
Sin embargo, Frank sintió que todos esos empleados estaban atrapados en sus vidas, tenían unos grilletes o esposas de oro. Esos empleados supuestamente “exitosos” estaban en verdad esclavizados en sus vidas haciendo cosas que no les importaban pero no hacían nada por cambiar sus vidas dado que finalmente estaban ganando dinero.
Frank no quería ser un empleado miserable más, Frank quería hacer realidad sus sueños y comenzó a llevar a cabo un plan para hacer que las cosas sucedan y liberarse de sus grilletes de oro, salir de su zona de confort.
Una Idea de Negocios Exitosa y Rentable – Poncho Nº 8
Frank conjuntamente con un socio decidieron fundar en Londres donde vivían, un restaurante de comida mexicana especializada en hacer los populares “burritos” mexicanos que Frank había visto en Nueva York y que pensó que serían una buena alternativa de comida rápida en Londres.
Como en los negocios la pasión no lo es todo para tener una idea de negocios rentable y exitosa, Frank se preparó por todo un año antes de empezar su restaurante de “burritos” que se llamaría “Poncho Nº 8“. Por todo un año estudió sobre restaurantes, sus proveedores, formas de distribución y en general estudió por todo un año lo más que podía sobre restaurantes.
Todos pensaron que Frank estaba equivocado al dejar de lado una carrera tan prometedora en Goldman Sachs, pero Frank había decidido romper sus grilletes de oro y salir de su zona de confort … Frank quería ser FELIZ con su vida e iba a luchar por lograrlo.

Frank logró que inversionistas confiaran en su proyecto y con una inversión de U.S.$305,000 dólares americanos abrió su primera tienda de venta de burritos “Poncho Nº8“. Al cabo de los primeros seis meses, los inversionistas ya recibieron el 160% de retorno de su inversión. Poncho Nº8 es así una idea de negocios rentable y exitosa y Frank con sus socios ya están pensando en abrir dos restaurantes más.
Frank Yeung se atrevió a hacer realidad sus sueños, a romper lo que él llama sus “grilletes de oro” y comenzó a hacer que las cosas sucedan.
Nunca, pero nunca será tarde para que tú lo hagas … ¿qué esperas? … toma acción hoy día mismo y comienza a hacer que las cosas sucedan, tu éxito y felicidad están ahí a tu alcance … solo te debes de atrever a tomarlo.
Puedes leer el reportaje en inglés que le hacen a Frank Yeung en el website The Global and Mail haciendo click aquí en este enlace
Un artículo de Alberto Villanueva