jueves, 1 de marzo de 2012

Cómo sentirte plenamente satisfecha con tus elecciones

Tienes problemas cada vez que tienes que tomar una decisión difícil (o cualquier tipo de decisión)? La toma de decisiones es un proceso que a mucha gente le supone un gran obstáculo, ya mencioné en un artículo anterior sobre tomar decisiones que lo que más te afecta es el miedo: miedo a equivocarte, a cometer un grave error, a arrepentirte de por vida, a decepcionar a otras personas,…
También hablamos de lo que tienes que tener en cuenta para que tomar decisiones no te resulte tan difícil. La pregunta que quiero contestar hoy es ¿qué haría que te sintieras plenamente satisfecha con tus decisiones?Según mi propia experiencia, hay tres requisitos que considero fundamentales para poder sentirte feliz con las decisiones que tomes independientemente del resultado:
  1. Saber que nadie te ha empujado a elegir algo que no quieres. Independientemente del resultado de tu decisión, si lo has elegido tú, según tus prioridades y preferencias, te sentirás satisfecha. No sucederá lo mismo si eliges algo por la presión familiar o porque “crees” que debes hacerlo. Tomar tus propias decisiones te dará una gran seguridad en ti misma, e incluso si al final no sale como esperabas, no te sentirás mal porque ha sido una decisión que has tomado conscientemente.
  2. Que tu elección esté en consonancia con tus valores personales. Todos tenemos una serie de valores, principios, que nos sirven como guía y representan nuestras prioridades en la vida. Cuando nuestras acciones y decisiones no son coherentes con nuestros valores, nos sentimos desgraciados. Por tanto, si tus elecciones se ajustan a tus valores, te sentirás satisfecha. Te pondré un ejemplo: uno de mis tres valores fundamentales es la honestidad, si yo tuviera que elegir entre dos trabajos y uno supusiera tener que mentir o engañar a mis clientes, por muy bien que me pagaran y por buenas que fueran las condiciones, yo no me sentiría bien. Por eso siempre procuro que mis elecciones estén en consonancia con mis valores de honestidad, crecimiento y aprendizaje. ¿Cuáles son tus valores?
  3. Que tu elección conlleve tu desarrollo personal. Porque aunque el resultado no sea el esperado, no te arrepentirás si has aprendido algo nuevo o vivido una experiencia diferente que haya supuesto un desarrollo personal para ti. Ya sabes, de todo se aprende.
En resumen, aunque las cosas no salgan como planeas (y no siempre lo harán), si tú tomas el control de tus elecciones y te aseguras de que son coherentes con tus valores y de que colaborarán en tu desarrollo personal, te sentirás satisfecha. ¿Qué te parece, se te ocurre alguna más?
Aida Baida Gil, Coach de la Profesional, trabaja con mujeres profesionales que quieren ganar seguridad en sí mismas, decidir el siguiente paso a dar y sentirse plenamente satisfechas con sus elecciones personales y profesionales. Visita ahora http://www.coachdelaprofesional.com para recibir su boletín semanal con artículos y estrategias para tu éxito personal y profesional.