martes, 5 de abril de 2011

Que la suerte te acompañe

Suelo decir que no hay nada definido, predeterminado o seguro. Basta mirar lo ocurrido en los últimos días para darnos cuenta que todo puede dar un giro radical e inesperado en cuestión de horas. Terremotos, Tsunamis, Catástrofes, Revoluciones, Despidos,… .
No hay nada predeterminado. Y creo que esa impredecibilidad es buena porque también pueden suceder cosas positivas si trabajamos para aumentar las opciones de que ocurra lo que deseamos. Y aquí, la clave es el término OPCIONES.
Una de las cosas que aprendí como químico es que, si no podemos predecir el comportamiento de media docena de átomos, dificilmente podremos hacerlo con la forma de actuar de una o varias personas. Sin embargo, hay quien trata de convencernos que tiene una fórmula mágica o una receta maestra para conseguir que suceda algo. Políticos, empresas o gurús de todo tipo nos prometen cosas que no están en su mano porque dependen de demasiadas variables impredecibles.

Para mí, el Branding Personal es un método, un protocolo, un sistema que gestiona algunas variables clave para multiplicar las posibilidades de que un profesional sea escogido entre varias opciones. Eso significa que si no gestionas tu Marca Personal, tus probabilidades de alcanzar el puesto de tus sueños en una empresa, ser tenido en cuenta por un cliente o conseguir ese reconocimiento que deseas, van a depender del azar.
Aunque no soy aficionado a los casinos ni a la lotería ni a nada que dependa de la suerte, podríamos establecer algunas comparaciones entre la forma de actuar de algunos profesionales y los juegos de azar.

Ruleta, lotería, bingo

Me da la sensación que mucha gente está actuando profesionalmente apostándolo todo a un número. Hay quién no hace otra cosa que poner una ficha en el tablero (o como se llame esa mesa verde) y esperar que ocurra algo que nunca sucede.
En el mundo laboral eso es equivalente a enviar el Curriculum. Creo que muchos han decidido que el mejor trabajo es la lotería (del CV). Las probabilidades de que salga otro número-candidato son equivalentes a las tuyas. Cada día que pasa vas reduciendo tus fichas-tiempo-reservas. Es comprensible que haya gente atraida por esto porque solo hay que sentarse, poner una ficha (hacer clic en un portal de empleo) y esperar… a que no ocurra nada.
Lo malo es que laboralmente muchos profesionales están jugando a un tipo de ruleta más peligrosa, la ruleta rusa.

Rasca y Gana, Tragaperras

Supongo que hay mucha gente atraida por la musiquilla y las luces del dinero facil con poco esfuerzo. De vez en cuando compro tres o cuatro rasca y gana de 50 céntimos esperando ganar alguna cosilla. Pero como mucho, recupero la “inversión” en alguno de ellos.
En el mundo laboral esto equivale a aceptar cualquier cosa (becarios, empleos basura, trabajos no remunerados,…) esperando recibir algo a cambio. El problema es que, al final, pierdes tu tiempo y tu ilusión. No digo que no haya que hacer trabajos alimenticios para pagar facturas, pero creo que es ridículo pensar que hay que pasar por ese purgatorio obligatoriamente.

Carreras de caballos o de galgos, combates de boxeo

Aunque no deja de ser un juego de azar y depende de muchas variables incontroladas, apostar en un hipódromo o en un ring es algo infinitamente menos aleatorio que lo anterior. Si investigas, aprendes, analizas o incluso consigues información “privilegiada” (el soplo de las películas), puedes aumentar tus opciones de éxito. Un profesional que busca datos, conoce su sector, está en contacto con “soplones” puede tener más éxito a la hora de ser seleccionado.

Poker, mus, dominó, ajedrez

Quizás este tipo de juegos son lo más parecido al desarrollo de una estrategia de Branding Personal. Es cierto que dependes de las cartas que te toquen pero ¿No es lo mismo que ocurre con la vida? Lo importante no es tanto lo que tienes como lo que haces con eso.
Aquí influye la habilidad, la empatía, la picardía, los gestos, las miradas, el aspecto, la reputación, el miedo,… Exactamente igual que en el entorno profesional.
Además, ahora puedes utilizar la tecnología para jugar partidas en el mundo entero desde donde puedas conectarte a La Red, ¿No es lo mismo que estamos haciendo muchos profesionales con nuestros servicios?
Por último, aunque son juegos en los que puedes ganar o perder dinero, también son entretenidos, tienes que ser activo, puedes aprender y mejorar, incluso puedes disfrutar con ellos aunque no te juegues nada.
Espero que, después de todo esto tenga más sentido aquella expresión de “La mejor lotería es el trabajo… en tu estrategia de Branding Personal”.