viernes, 1 de octubre de 2010

La importancia de los contactos

Según aparece hoy en la prensa el 45% de los demandantes de empleo confían en el “boca a boca” para lograr un trabajo. El estudio está elaborado por Randstad y según se pone de manifiesto en el mismo, “las empresas no sólo buscan a trabajadores con la formación y experiencia necesarias, pues sobre todo tratan de asegurase que el trabajador vaya a encajar en la dinámica de la empresa”. Los contactos, pues, son importante para conseguir trabajo.



Por otro lado, la Camara de Comercio de Madrid ayuda a las pymes a hacer negocios en las redes profesionales ya que “a la hora de hacer contactos profesionales es necesario que haya una segunda etapa en la que el contacto pase de ser virtual a real.” Porque nuestro caracter hace que conocer o tener buenas referencias de las personas sea tan importante como los conocimientos de un futuro empleado como las ofertas o condiciones que nos pueda ofrecer un nuevo proveedor.


En el primer caso, no me estoy refiriendo al enchufismo. No se trata de contratar a esa persona antes que a la otra sólo por el hecho de venir “recomendado”. Pero lo que está claro es que, generalmente y en igualdad de condiciones, recurriremos a una persona conocida o de la que tenemos referencia directa, antes que a un perfecto desconocido.

De la misma manera a la hora de hacer negocios, siempre ha funcionado la venta por referencias porque un cliente contento te traerá a otro y yo, en muchas ocasiones preferiré comprar o contratar determinados servicios a alguien de quien tenga buenas referencias.

Esto está más relacionado con el prestigio que cada uno puede llegar a alcanzar haciendo su trabajo más que con la importancia de tener “buenos padrinos” como indica ese mismo periódico.

Me gusta citar a Arthur Rock, uno de los inversores privados más importante de los Estados Unidos, para este tipo de cosas. El dice que cuando le presentan un proyecto para invertir, más que las proyecciones económicas y la formación academica de los promotores, se fija en las personas. En sus aficiones, en su situación personal, sus aspiraciones, quiere conocer primero a quien está detrás y ver si se puede confiar en que sea capaz de asumir el reto que tienen por delante.

Es importante conocer a las personas, porque cuantos menos elementos de incertidumbre barajemos, más posibilidades de acertar en nuestra decisión vamos a tener. Evidentemente eso hace que aquellos que no tienen contactos puede estar en desventaja, pero hacerse con ellos es también una labor a realizar.

En Pymes y Autónomos