lunes, 24 de septiembre de 2018

4 preguntas para elegir entre una promoción laboral y un nuevo empleo

La decisión entre una posible promoción en tu empresa y el giro radical hacia un nuevo trabajo es compleja y está atravesada por múltiples factores. Te echamos un cable para dilucidar sobre esta cuestión y mejorar tu toma de decisiones. Elegir entre dos grandes oportunidades no es una empresa fácil. ¿Qué hacer entre un nuevo puesto de trabajo que pinta genial y que te brinda nuevas expectativas y responsabilidades al frente de un proyecto o una promoción que te permita crecer y ascender, tanto a nivel de salario como de rol, dentro de la compañía en la que trabajas en la actualidad? Los aspectos que influyen en la reflexión para elegir dónde estará tu futuro son casi infinitos, y dependen de una amplia serie de variables.
Con un pie dentro de el ascenso soñado en tu empresa, y otro en la propuesta laboral que tantas ilusiones despierta en tu interior, llega la hora de decidir si quedarte al mando de la nave o coger tus bártulos y asumir un nuevo proyecto. Antes de precipitarte, hazte a ti mismo las siguientes cuatro preguntas.

4 cuestiones para saber si es mejor promocionar o cambiar de trabajo

  • ¿Donde me sentiré más comprometido?: Por las propias características de cada proyecto, deberás centrarte especialmente en la motivación intrínsecaque cada trabajo genera en ti, teniendo en cuenta que de ella dependerá en gran medida tu nivel de compromiso y también tu satisfacción personal. Si tu trabajo actual te genera un gran ilusión, deberías reconsiderar la oportunidad de la promoción, mientras que si te genera odio el aumento salarial o el nuevo puesto no podrán servir de mucho. Para saber qué te genera un impulso intrínseco positivo hazte también esta pregunta: ¿cuál de los dos trabajos me da ganas de salir de la cama por las mañanas?
  • ¿Qué empleo me permite diferenciarme del resto?: Concibe tu carrera profesional como una maratón y no como un sprint, pensando en las oportunidades a largo plazo que podrían generar cualquiera de las dos opciones. ¿Cómo será el impacto de tu presencia en uno y en otro proyecto? Visualizando dónde te ves más feliz a la larga podrías despejar tus dudas.
  • ¿Qué trabajo comporta más desafíos?: Rodearte de perspectivas diferentes, de diversidad de experiencias y de un equipo lleno de riqueza te ayudará a sentir más satisfacción laboral, ya que tú también ampliarás tu punto de vista y te beneficiarás del florecimiento de la innovación gracias a un equipo diverso. Piensa en dónde encontrarás esa diversidad.
  • ¿Qué compañía está más alineada con tus valores y tu propósito a largo plazo?: Puedes trabajar con las personas más inteligentes del mundo y ser parte de los proyectos más avanzados, pero si no está de acuerdo con la forma en que la empresa contribuye a la sociedad, no dormirás bien por la noche. Esta es otra duda que te ayudará a saber cuál de las dos oportunidades merece más la pena.
Fuente | Fast Company