jueves, 17 de mayo de 2018

Cómo evaluar una oferta de trabajo

Enhorabuena, has conseguido el trabajo para el que te postulaste. Ahora viene la parte difícil, con la información de la que dispones, decidir si lo aceptas o no.
¿Cómo debes evaluar el salario así como las otras ventajas?. De la información pública disponible, ¿en cuál debes confiar?. ¿Cómo deberías tratar de obtener un mejor trato?. Y, por último, ¿cómo rechazar una oferta si no es el trabajo adecuado?.
Lo primero que hay que tener claro, es que cuando te ofrecen un puesto es porque la empresa se ha comprometido psicológicamente contigo, por lo que tu capacidad de influencia ha crecido.
Aún así, hay que evaluar la oferta, por lo que conviene pensar en la oferta en términos de tu desarrollo, tu calidad de vida y la variedad del trabajo que deseas hacer.

CÓMO PLANTEARSE UNA OFERTA DE TRABAJO

Cuando se tiene un entrevista de trabajo, el propósito es obtener la oferta. La próxima etapa consiste en sopesar esa oferta y luego negociar con tu nuevo empleador. Nunca se puede dejar de ser entusiasta ya que si te muestras crítico o al cuestionar algo sobre la oferta, estarás enviando una señal negativa. Los empleadores necesitan sentir que estás comprometido.

SE METÓDICO

El dinero es importante, sin embrgo, no es lo unico a apreciar y a contemplar. Por eso, conviene plantearse ¿qué valor tiene esa oferta para tí?, para lo que debes de considerar:
  • Salario
Aunque la cantidad resulte suficiente para tus necesidades, ¿se corresponde con el valor de tus habilidades y conocimientos?.Para saber si esta en sintoní acon el mercado, revisa las ofertas similares enlos portales de empleo y maneja un ango de variación del diez o el quince porciento.
  • Ajuste cultural
Siempre es importante conocer la organización y los niveles de rotación que existe. Hay sectores, como consultoría o auditoría donde los niveles de rotación son elevadísimos pero suponen un trampolín para iniciar una carrera profesional.
  • Flexibilidad
Mucha gente prioriza, cada vez más, el salario emocional, como esla disponibilidad de vacaciones, la conciliación o la capacidad de trabajar horas flexibles. abordar directamente esta cuestión puede resultar perjudicial pero una cosa es mostrar tus intereses y otra cosas es conocer cómo trata y valora la organización estas cuestiones.

DISEÑA UN PLAN

Una vez que hayas determinado los elementos más importantes de la oferta que te gustaría cambiar debes decidir có presentarla sy en qué orden.
Tu estrategia de negociación requiere creatividad. De hecho, si tratas con un intermediario, como alguien de recursos humanos, es importante no solo hacer solicitudes, sino también presentar a esa persona preguntas, información e ideas al respecto.

SÉ DURO PERO POSITIVO

En una negociación hay que maximizar el coste de las cosas que estás dispuesto a aceptar y minimizar las cosas que se está pidiendo. No es lo que pides, es cómo lo pides. Por eso hay que estar bien preparado, ser respetuoso y constructivo. Lo importante es mostrarse como alguien con quien quieren trabajar.

SI NO INTERESA, SE DICE NO

Lo ideal es que haya algo que dar y recibir en estas negociaciones, pero si te encuentras con un "no" para todo lo que pides, eso demuestra inflexibilidad, y eso bien podría ser una gestión estilo con el que no quieres vivir. Si no te ves, presenta un par de razones o tres por las que consideras que no es perfecto para tí perro siempre dejando una puera abierta de cara al futuro.
Para aceptar un trabajo piensa en lo que quieres de él y utilízalo como marco para determinar los elementos de la oferta que te gustaría modificar. Sé selectivo sobre lo que renuncias. Y, por último, al negociar maximiza el coste de tus concesiones y minimiza las cosas que busca.

Vía: Pymes y Autónomos