martes, 10 de mayo de 2016

5 claves para cocinar la idea perfecta

¿Cómo nace una idea perfecta? ¿Cuáles son los ingredientes principales para que una idea funcione? Para Charles Vallance, fundador y director de VCCP, y Beto Nahmad, director creativo ejecutivo y fundador de VCCP Spain, ésta nace de la fusión del rigor estratégico y la creatividad, la combinación británica y latina que han compartido hoy en el Festival de creatividad D&AD de Londres.
Pero, para empezar, explicó Nahmad, hay que poner algo de tradición latina y algo del carácter británico. "Tenemos que averiguar qué queremos decir los dos", añadió Vallance. "Hay una gran diferencia en la forma en que nos expresamos”.
“Algunos de los mejores speakers son latinos. Por ejemplo, el Papa Francisco ha logrado hacer de su cercanía el poder de su discurso para acercar la Iglesia a la gente”, comentó Nahmad. “El Papa tiene una repercusión enorme en cualquier medio”.

Pero, ¿por dónde se empieza a desarrollar esa idea perfecta?
El primer paso es la convicción, empezar a preguntarse por qué. “¿Por qué la gente debería creer lo que les estamos contando?. No somos el Papa, por lo que necesitamos algunas evidencias”, aseguró Vallance. Aún así, “sabemos que la cabeza es mucho menos influyente que el corazón. La mayoría de las decisiones las tomamos de forma emocional y no racional”.
Los estudios demuestran que las campañas emocionales son mucho más efectivas que las racionales. Y precisamente en la pasión es donde los latinos encuentran su punto fuerte.
Por eso, para la receta perfecta hay que poner un 2% de “por qué” y un 98% de pasión.
Pero no todo queda ahí. Hay que contar con la sencillez como fuerza clave para crear esa idea perfecta. “Tienes que ganarte el corazón de las personas antes de ir a su mente”, dijo Vallance. Y esa sencillez, explicó Nahmad, tiene mucho que ver para los latinos con la pasión, y con la cercanía”.
Además, hay que vivir la cultura. Hacer algo útil, algo de lo que la gente quiera hablar y que quiera compartir.
Para los británicos, explicó Vallance, participar en la cultura es “algo inherente para nosotros. Es abierta, y la compartimos al público”. De hecho, según el último estudio “The Soft Power”, Reino Unido es el país con la cultura más influyente del mundo, superando a Estados Unidos. España, se sitúa en el puesto 14.
Pero para los latinos, la cultura es otra forma de pasión. Por eso, explicó Vallance, para contar una historia, primer tienes que hacer que esa historia ocurra. “Lo mejor para que se oiga tu historia es hacer que sea una historia real”.
Y esa idea nos traslada directamente al siguiente ingrediente de esta receta,“storydoing vs storytelling”. Y es que para conectar con las personas no hay que olvidar que éstas conectan a través de las experiencias.
Y, por último, entran en juego los valores compartidos. Porque, al final, “las culturas latina y británica tenemos mucho en común. Y los valores compartidos nos ayudan a crear significados comunes que lleven a una cultura compartida”.