lunes, 26 de octubre de 2015

8 cualidades que debe atesorar un “marketero” en pleno siglo XXI

Las antaño sacrosantas 4 P del marketing han aterrizado en el siglo XXI llenas hasta los topes de “achaques”. En una disciplina tan cambiante como el marketing los años no perdonan y las 4 P enunciadas en su día por Philip Kotler han perdido inevitablemente su viejo poderío.
En la nueva era digital los “marketeros” deben poner no tanto el foco en las 4 P de Kotler como en el desarrollo de las cualidades que disecciona a continuaciónBusiness World:
1. El “marketero” moderno no debe perder de vista en ningún momento laexperiencia del cliente, que debe dominar de principio a fin y en todos los canales.

2. Está obligado a hacer oír la voz del consumidor dentro de la organización. Se acabó lo de mirarse el ombligo. En pleno siglo XXI ha habido un traspaso de poderes de las marcas a los consumidores, a los que es además tremendamente difícil seguirles el ritmo. Están evolucionando constantemente y los “marketeros” no pueden permitirse el lujo de quitarles los ojos de encima.
3. Los “marketeros” de nueva hornada deben esforzarse por armonizar la cacofonía reinante en el universo de los contenidos. Como si fuera un director de orquesta, el “marketero” tiene que ingeniárselas para que las notas se ajusten las unas a las otras y configuren una melodía que no chirríe a los oídos del consumidor.
4. El “marketero” del siglo XXI debe aprender a nadar (y no ahogarse) en las procelosas aguas del océano de los datos. Y no puede olvidarse de que esos datos son inútiles si no conectan con determinados “insights” del consumidor y están alojados en silos.
5. Debe comprender la tecnología. No es necesario que sepa codificar, pero sí es necesario que esté al tanto del efecto absolutamente transformador de las nuevas tecnologías en los hábitos y las elecciones del consumidor.
6. Un buen “marketero” debe tener sentido del humor y ser valiente. Debe sentirse cómodo con el riesgo y la ambigüedad. Hace unos años se esperaba de los “marketeros” que fueran profesionales absolutamente perfeccionistas. Hoy el perfeccionismo ha pasado a un segundo plano y la que copa todo el protagonismo es la rapidez.
7. La velocidad debe estar en el ADN de los “marketeros” modernos. Si no se mueven suficientemente rápido, las novedades les pasarán inevitablemente por encima. El mundo real se mueve en tiempo real y así deberían moverse también los “marketeros”.
8. Deben anticiparse al futuro. Los “marketeros” no pueden perder de vista las tendencias del sector y deben utilizar esas tendencias como pistas de lo que hay a la vuelta de la esquina.