lunes, 2 de febrero de 2015

¿Cómo las empresas y marcas pueden conectar con la Generación Z?

Muchas empresas han empezado a preocuparse por la llamada Generación Z, puesto que saben que aunque este es el momento dorado para los millennials, a los que todas las marcas quieren conquistar, los consumidores más jóvenes están a la vuelta de la esquina.
 La Generación Z son los nacidos en los años 90 (a partir de la segunda mitad) y que están ahora por debajo de los 20-19 años. Estos consumidores se diferencian de los millennials en su escala de valores, en lo que esperan de las empresas y de la vida y en las fórmulas para llegar hasta ellos, lo que hace que a las firmas no les quede más remedio que crear nuevas fórmulas para conectar con ellos. Usar las herramientas que triunfan con los millennials no tiene sentido si lo que quieren es llegar a los Z.

En redes sociales, por ejemplo, la Generación Z comparte más que las generaciones anteriores, aunque también lo hacen de una forma más consciente y son más capaces de determinar dónde están los límites de lo que pueden y no pueden publicar.
Y, si son tan diferentes aunque parezcan tan próximos en el tiempo, ¿qué pueden hacer las marcas para seducirlos? En un reciente artículo, Mashableestableció tres puntos guía claves sobre qué debe hacerse para llegar a la Generación Z con una campaña de marketing, basándose en lo que ya está haciendo la industria con éxito.
En social media, hay que centrarse en Snapchat y en YouTube
Los miembros de la Generación Z son usuarios altamente sociales: el 81% de los miembros de esta generación está presente y es activo en las redes sociales. Pero que ellos estén presentes en el universo social media no significa que las marcas estén llegando ya a ellos, puesto que sus redes sociales favoritas no son las mismas que emplean y aman sus hermanos mayores.
La mayoría (por no decir la totalidad) de los miembros de esta generación entran cada semana en YouTube y la mitad de ellos lo hace incluso varias veces al día. Para llegar a ellos no queda más remedio, por tanto, que apostar por los vídeos. Los vídeos de breve duración son una manera perfecta de llegar a ellos e iniciar la conversación.
Además, también son activos usuarios de Snapchat, la red social de mensajes efímeros que ha conseguido calar profundamente entre este mercado (y que acaba de abrir la mano a la publicidad).
Una forma de llamar la atención es empujarles a hacer cosas
Una de las cosas que más se suelen repetir sobre la Generación Z es que tienen mucha más voluntad emprendedora que las generaciones anteriores. El número de miembros de esta generación que se han planteado como objetivo crear su propio negocio es mayor que quienes lo han hecho entre los grupos poblacionales anteriores. Pero esa voluntad de hacer cosas por si mismos no solo afecta a cómo enfrentar su futuro laboral, sino también a su relación con el mundo.
Para triunfar, las marcas deben dar a los consumidores de este grupo poblacional herramientas para que ellos puedan hacer cosas, para que puedan aprender al tiempo que consumen. Los vídeos educativos, los tutoriales, los consejos DIY o las comunidades alrededor de una marca triunfan de forma notable entre los miembros de esta generación.
La estrategia debe ser cross-marketing
Nada de quedarse con un soporte, nada de apostar por un único medio para llegar a un nicho concreto, nada de hacer una cosa en televisión y otra en internet. La estrategia debe ser cross-platform, es decir, todo lo que se hace debe estar relacionado y debe hablar de un soporte a otro. Cada soporte impondrá hacer cosas distintas y centrarse más en un aspecto o en otro, pero todo lo que se hace debe tener sentido de forma conjunta porque, como hacen los millennials y como ellos harán más, los miembros de la Generación Z saltarán de una a otra plataforma.