lunes, 17 de noviembre de 2014

Cómo cocinar contenido “marketero” gourmet en 9 sencillos pasos

Suena bastante obvio, pero el corazón que hace palpitar el marketing de contenidos es el contenido de calidad. Pero, ¿qué ingredientes hay en la sangre que bombea ese corazón?
Fabricar contenido de calidad es un proceso laborioso que implica ceñirse a una “receta”, una receta que la empresa especializada en marketing de contenidosSpundge resume en la siguiente infografía en 9 sencillos pasos:
1. Párese a pensar en aquello que conoce
Piense sobre sus intereses y haga una lista de las cosas que conoce en profundidad. Y no se olvide tampoco de las cosas que interesan a los demás.
2. Encuentre buenas fuentes

Recopile webs, blogs, libros y otras fuentes que le sirvan de apoyo en la fabricación de contenido de calidad. Una vez hecha una primera selección de fuentes, haga una criba y añade y elimine fuentes.
3. Lea
Lea todos los días contenidos relacionados con el tema que haya decidido convertir en la estrella polar de su marketing de contenidos. Y lea tanto lo bueno como lo malo. Cuando lea lo malo, hágase la siguiente pregunta: ¿qué hace malo este contenido?
4. Guarde cosas
El marketing de contenidos es un proceloso océano muy difícil de navegar sin un buen “almacén” de ideas a nuestra vera. En ese océano nos toparemos con muchos contenidos interesantes simultáneamente que deberemos guardar, almacenar y anotar si queremos de verdad volver a toparnos con ellos.
5. Organice reuniones editoriales
Reúna a su equipo y comparta con ellos sus ideas. Se trata de que todos los miembros del equipo compartan sus ideas y las conviertan en contenidos, en contenidos que merezca de verdad la pena consumir. Repita esta rutina al menos una vez a la semana.
6. Póngase fechas tope
Las fechas tope añadirán concentración y motivación a las tareas que tiene entre manos. Eso sí, para que de verdad funcionen, las fechas tope deben ser compartidas en un calendario editorial a disposición de todos los miembros del equipo.
7. Escriba
Escribir es la extensión natural de leer. A la hora de escribir, no tenga miedo de utilizar sus propios puntos de vista y sobre todo sea claro y no utilice palabras que no comprende.
8. Edite
Un contenido, para ser bueno de verdad, debe ser editado y pasar por las manos de un buen “cirujano” o editor.
9. Repita
Fabricar contenidos de calidad es un arte que se perfecciona con la repetición.