jueves, 11 de octubre de 2012

¿Por qué las emprendedoras necesitan business angels?

Mucha gente asume que los ibusiness angels l proporcionan el capital inicial de las startups. Pero eso no ha sido el caso en la última década. En muchas ocasiones, los inversores entran en una empresa cuando ésta se encuentra en fase de crecimiento, una vez que ya ha demostrado que puede funcionar.
Por Angie Chang (Co-Fundadora y Redactora Jefe, Women 2.0)

A continuación, presentamos una entrevista con Marianne Hudson, directora ejecutiva del Angel Resource Institute, sobre la importancia de los inversores para las emprendedoras con startups que se encuentran en fases iniciales de desarrollo.

Los business angels son personas que proporcionan dinero a startups con potencial de crecimiento. A menudo se trata de antiguos emprendedores que también pueden aportar valor a las startups que financian, ya sea a través del mentoring o facilitando contactos dentro del sector.
Este tipo de inversiones se ha hecho durante mucho tiempo de forma informal y aislada, pero se está convirtiendo en un proceso más sistematizado y organizado, con el objetivo de conseguir una mayor calidad. La Fundación Kauffman ha ayudado a avanzar en este trabajo, especialmente a través de la fundación Angel Capital Education.

Marianne Hudson, quien dirige la actividad de la Fundación Kauffman en esta área, habla sobre las oportunidades y desafíos.

¿Por qué le importa a la Fundación Kauffman el campo de la inversión?

Marianne Hudson: Nuestro principio rector es utilizar la educación y la investigación para crear el mejor ambiente posible para que las emprendedoras puedan poner en marcha y hacer crecer sus negocios. Los business angels buscan emprendedoras innovadoras. Por otra parte, lo hacen en las etapas cruciales en las que las empresas empiezan a despegar. De hecho, se estima que los inversores son responsables de hasta el 90% del capital exterior (es decir, el dinero que no proviene de amigos o de la familia) en el caso de las startups.

Mucha gente asume que los business angels proporcionan el capital inicial de las startups. Pero eso no ha sido el caso en la última década, en muchas ocasiones, los inversores entran en una empresa cuando ésta se encuentra en fase de crecimiento, una vez que ya ha demostrado que puede funcionar, y recientemente incluso es menos cierto. En los últimos tres años, menos del 3% de los fondos de capital riesgo han sido invertido en startups.

El resultado es una gran brecha de capital para las emprendedoras que necesitan más de 100.000$ pero menos de 2 millones de dólares para poner en marcha sus empresas. Los business angels, en particular aquellos que invierten a través de grupos, están empezando a llenar ese vacío.

La comunidad de  business angels es vital, pero presenta sus retos. La mayoría de los inversores son muy privados. Además, algunos de ellos, a pesar de su experiencia empresarial propia, pueden no ser inversores muy sofisticados. Esto limita su utilidad e incluso puede ser un obstáculo para conseguir financiación adicional. Más de un empresario no ha sido capaz de atraer capital riesgo u otro tipo de financiamiento de crecimiento, porque un business angel procedió de una manera que hizo que la empresa resultase poco atractiva para otros potenciales inversores.

La Fundación Kauffman quiere abordar estas cuestiones, educando sobre los sistemas y procesos de los inversores ángeles, y mediante la recopilación y análisis de datos sobre el impacto de éstos en la economía y las distintas comunidades.

¿Qué ha ocurrido con las inversiones de business angels en la última década?

Marianne Hudson: Al igual que todos los inversores, los business angels  han experimentado altibajos, sobretodo durante la burbuja de la alta tecnología y su colapso. Sin embargo, en los últimos dos años, la inversión ángel ha ido en aumento. En 2004, se estima que invirtieron más de 20 mil millones de dólares en nuevas empresas, un aumento significativo respecto a 2003.
Aunque los datos son difíciles de obtener y verificar, algunos expertos estiman que sus inversiones han sido iguales o superiores a las de capital de riesgo en los Estados Unidos durante los últimos años recientes.

¿Cuáles son las tendencias actuales en el campo?


Marianne Hudson: Una tendencia importante es la formación de grupos de business angels. Éstos tienen habitualmente un carácter regional, ayudan a los inversores de un área determinada a establecer contactos y colaborar. El número de tales grupos se ha cuadruplicado desde 1999, hasta llegar a ser cerca de 200, y cada mes, la Fundación Kauffman escucha de varias comunidades que quieren iniciar otras nuevas. Dentro de los grupos de business angels parece que hay un creciente interés en el desarrollo de excelentes procesos de inversión. Algunos grupos locales han comenzado a cooperar con los demás, con el fin de cubrir mejor la brecha de capital.

Algunos estados están desarrollando incentivos fiscales para promover la inversión ángel, junto con programas de educación para los inversores y los emprendedores y apoyo a los grupos de inversores. En general, también la inversión ángel es cada vez más conocida a través de los medios de comunicación. Lo ideal sería que todo esto diera lugar a la disposición de más recursos (y de mayor calidad) para emprendedoras con startups.

¿Qué está haciendo la Fundación Kauffman para aprovechar estas tendencias?

Marianne Hudson: Nuestra atención se centra en el uso de la educación y la investigación para elevar la sofisticación de los business angels  y sus organizaciones. Los grupos ofrecen varias ventajas: son más visibles para las emprendedoras, ayuda a que los inversores aprendan unos de otros y facilita que las inversiones sean más grandes y agrupadas.

Es por eso que la Fundación Kauffman creó su propia iniciativa de inversión ángel. Esta iniciativa, que comenzó como la Angel Capital Association (ACA), fue el primer esfuerzo de ese tipo en América del Norte. Ha utilizado su influencia educativa para ayudar a crear y fortalecer numerosos grupos de inversores regionales y especializados.

Estos grupos ya están reportando resultados positivos, como la reducción en el tiempo necesario para crear un nuevo grupo y una mejor administración, operaciones y prácticas de inversión. Estos esfuerzos han servido para educar y ayudar a miles de personas como lo demuestra, en parte, la lista de grupos de inversores cuyos miembros han participado en programas de la Fundación Kauffman.
La Fundación Kauffman también está educando a los inversores individuales a través de “The Power of Angel Investing”, un taller sobre los componentes clave de esta profesión. El taller se lleva a cabo en quince o veinte comunidades cada año y ha educado a miles de inversores desde que se presentó hace cuatro años. Por último, estamos trabajando en la creación de datos sólidos sobre la inversión ángel y ayudando a realizar investigaciones de campo sobre este tema.

¿Cuáles son los planes de la Fundación Kauffman en el futuro?

Marianne Hudson: La Fundación Kauffman ha decidido crear una organización independiente, que recibe el nombre de Angel Capital Education Foundation. Seguirá con los seminarios, conferencias, publicaciones y otros programas educativos y de investigación iniciados en la Fundación Kauffman, pero con el apoyo permanente de Kauffman y de otros. La independencia de esta nueva organización le permitirá ampliar considerablemente su alcance e influencia.

Algunas de las personas que han estado afiliadas a estos programas educativos también han decidido crear otra asociación independiente, sin ánimo de lucro, para grupos de business angels que se centrarán en reunir a los distintos grupos de inversores con el objetivo de intercambiar conocimientos, crear redes, colaborar y desarrollar mejores prácticas y normas profesionales. Esta organización independiente conservará el nombre de Angel Capital Association. Esta reestructuración permitirá que los grupos de ibusiness angels alcancen un nuevo nivel.

Además, hay otras tres áreas en las que la Fundación Kauffman trabajará en los próximos años: 1) desarrollar más información y educación para las emprendedoras, para que puedan entender mejor que es el capital ángel y estén preparados para atraerlo, 2) a través de la educación y de mentores o modelos a seguir, pretendemos que haya más mujeres y representantes de minorías que participen como inversoras y, a la vez, queremos estimular la inversión en empresas lideradas por mujeres o grupos pertenecientes a minorías, y 3) mejorar cómo se estudia la inversión ángel en las universidades, ya que es algo muy relacionado con la innovación.
Sobre la autora: Angie Chang co-fundó Women 2.0 en 2006. Actualmente trabaja como Editora Jefe de Women 2.0 y está trabajando para integrar a las mujeres en la innovación y el emprendimiento en el desarrollo de tecnologías. Anteriormente, Angie tuvo un papel importante en la dirección de productos y diseños web UI. En 2008 Angie lanzó Bay Area Girl Geek Dinners, siendo esta vez los hombres los que venían como “+1″. Angie tiene una licenciatura en Inglés y Servicios Sociales por Berkeley, Universidad de California. Síguela en Twitter @thisgirlangie.
English version here