martes, 4 de septiembre de 2012

La amistad y la bonhomía deben ser factores exponenciales para los emprendedores.

Como todos sabéis, siempre me gusta hablar de personas emprendedoras y no de proyectos emprendedores y por este motivo hoy, quiero citar dos conceptos humanos que además, estoy seguro que se pueden extrapolar a todo tipo de organizaciones.
Es además un post dedicado a mi querido amigo Jordi Pedragosa, Petri, quien físicamente ya no está entre nosotros, pero que me acuerdo de él, y mucho.
Vamos a por ello pues.
¿Qué quiere decir para mi amistad?
Para mi quiere decir, darte luz cuando estás en la oscuridad aunque muchas veces te deban decir cosas, que a lo mejor no te gustará sentir.
Para mi quiere decir, alguien que te dará todo lo que tiene sin esperar nada a cambio, aunque sabiendo que en todo caso, lo único que quiere es que estés mejor.
¿Y bonhomía?
Según la RAE: “Afabilidad, sencillez, bondad y honradez en el carácter y en el comportamiento”
¿Y todo esto como liga con emprendedores?
Vivimos en un mundo realmente muy duro, muy bestia y que muchas veces las cosas que pasan no son para nada coherentes ni las podemos entender. Podemos pensar que todo es una mierda o también podemos pensar que nosotros podemos hacer algo para cambiarlo, y si queremos hacerlo, estoy convencido que debemos poner estos valores de amistad y bonhomía encima de la mesa, conjuntamente con los huevos.
¿Cómo ponerlos encima de la mesa?
Creando proyectos que ayuden a las organizaciones a solucionar sus problemas y satisfacer sus necesidades reales, sean las que sean, pero sobretodo, haciendo que las empresas sean más humanas, más afables, más sencillas y que sobretodo, alineen palabras con hechos, es a decir, coherentes y responsables.
Mis padres me han facilitado una educación y un entorno donde estos valores, amistad y bonhomía, eran básicos y necesarios. Gracias.
Pero, por el camino me he encontrado con grandes amigos como Jordi, PETRI (y si, en MAYÚSCULAS), que también me han demostrado que se puede ser emprendedor siendo un buen hombre. GRACIAS
Es decir. “No os dejéis engañar. Se puede emprender con valores como la amistad y la bonhomía”

Albert Riva