martes, 3 de abril de 2012

La inversión de impacto, una salida en tiempos de crisis

También conocida en inglés como “impact investing”, la inversión de impacto es una de las estrategias más comunes de estos tiempos, ya que permite a los inversores destinar capitales a negocios que ofrecen soluciones autosuficientes a problemas sociales como el acceso al agua potable, la mejora de la atención médica y la vivienda o el suministro de agua limpia, y que en general, garantizan menos pérdidas que otros rubros.

Hay que destacar además que para los entendidos en la materia, este tipo de inversión está a caballo entre la filantropía y la inversión sostenible y busca, principalmente, un impacto social, aunque puede tener algún potencial de revalorización.

De hecho, al respecto Robert Ruttmann, analista de Credit Suisse, entidad que ha elaborado el informe Investing for impact presentado en la pasada cumbre de Davos, ha explicado a la prensa que “los fondos invertidos pueden correr riesgo financiero, pero no tienen la finalidad deliberada de consumir capital, como sucede con las iniciativas benéficas, y en algunos casos las rentabilidades pueden alcanzar niveles de mercado”.

Lo interesante del caso es que no sólo se trata de una opción personal, sino que también muchos gobiernos del mundo ya están adoptando este tipo de inversión, ante las fuertes limitaciones presupuestarias que experimentan. Al respecto, Estados Unidos y el Reino Unido y otros países ya han asignado entre 3.000 y 4.000 millones de euros a estas inversiones solo en los últimos tres años.
Justamente en este sentido, el propio Ruttmann entiende que “las soluciones emprendedoras, inteligentes y autónomas a los problemas sociales probablemente experimenten mayor demanda que nunca, tanto en España como en otros lugares”.

Finalmente, es importante entender además que no existen registros demasiado fieles en este segmento, ya que la mayoría de las oportunidades no se consignan en un registro público y existe un elevado grado de incertidumbre en torno a qué es inversión de impacto.

Un artículo publicado en Inversores